ALARMA POR EL SIDA: falta presupuesto para lo que es necesario afrontar

El 98 por ciento de los 5.800 nuevos casos por año de personas infectadas con VIH en Argentina fue por mantener relaciones sexuales sin protección, según datos del último Boletín sobre el VIH, Sida y ETS, lo que según la responsable del área a nivel nacional «demuestra una deuda con el uso del preservativo para la prevención».

«La falta de uso de preservativo es una deuda pendiente. Si bien la epidemia de VIH se mantiene estable, en Argentina la sífilis está en aumento, registrando una tasa de 126 casos por cada 100 mil habitantes en la población entre 15 y 24 años, cuando lo esperable sería que fuera de 10 cada 100 mil habitantes», indicó Claudia Rodríguez, responsable de la Dirección de Sida, ETS, Hepatitis y TBC. Y continuó: «Esto es un alerta porque se trata de otra enfermedad que se transmite por las mismas vías que el VIH pero mucho más fácil, entonces, si no trabajamos fuerte en el uso del preservativo, en unos años podemos volver a tener un aumento de los nuevos casos de VIH también».

La médica sostuvo que «si bien desde el sistema de salud se sigue proveyendo de preservativos en los centros sanitarios y hospitales hay que desarrollar estrategias para llegar a la población de otras formas como podría ser, por ejemplo, en baños de bares, boliches o fiestas».

La directora de Sida, ETS, Hepatitis y TBC adelantó que en el Boletín 2019 revela que por cada dos varones infectados hay una mujer, lo que se mantiene estable en relación con el año anterior, y que la población que desconoce que vive con el virus se estima en 17%, tres puntos menos que el informe pasado. «Si bien cada año se baja un poco el porcentaje de personas que desconocen que viven con el virus, tenemos que continuar trabajando para aumentar el testeo. Esta es una tarea no sólo de salud, sino también de otros sectores como educación, trabajo, y de toda la sociedad», sostuvo Rodríguez. Y recordó que «también es importante seguir incorporando personas al tratamiento y que tengan adherencia no sólo por la vida de ellas, que será mejor, sino porque hace años que sabemos que una persona con su carga viral indetectable no transmite el virus».

LEÉR MÁS  TODOS LOS NOMBRES DEL PRESIDENTE: el gabinete de Alberto Fernández

Otro dato del nuevo Boletín es que el 23% de los nuevos diagnósticos fueron tardíos, esto es, con personas que presentaban enfermedades asociadas o sida. La prevalencia en la población en general es de 0,4%; pero si se piensa en poblaciones específicas el grupo más vulnerable son las mujeres trans, con una prevalencia del 34%; los hombres que tienen sexo con hombres, un 15%, y los usuarios de drogas inyectables, un 7%.

Miguel Pedrola, director científico para América Latina y el Caribe de AIDS Healthcare Foundation (Fundación para el Cuidado de la Salud de Personas con VIH), sostuvo que «si bien la epidemia en Argentina es estable, ya sabemos que no vamos a llegar a cumplir con la meta 90/90/90 de 2020, que sería tener al 90% de la población con VIH que conozca su situación, de ellos el 90% en tratamiento, y de estos que el 90% con su carga viral indetectable».

El médico infectólogo identificó múltiples causas que hacen que no se lleguen a las metas: «La primera dificultad es la barrera para acceder al testeo ya que, sobre todo en estos últimos años, no hay provisión constante de reactivos», sostuvo. «El segundo problema son las barreras para el acceso al sistema de salud en general y esto afecta no sólo al VIH sino a toda la salud de la población y tiene que ver con las ubicaciones de los centros de salud, sus horarios de atención (en general cuando la gente trabaja)», señaló. Y continuó: «Y en tercer lugar este último tiempo hubo dificultades en relación con el tratamiento, cambios de esquemas, o entregas de medicación sólo para 15 días, y esto afecta la adherencia del paciente».

LEÉR MÁS  Se entregaron más de 6.100 viviendas durante la gestión de Cornejo

lo que se podría afirmar entonces es que si lo que falta es el acceso a los centros de salud y hospitales, faltan reactivos para detectar el virus, falta distribución de profilácticos, falta acceso al tratamiento, los profilácticos en los supermercados y en farmacias cuestan más de lo que un joven puede pagar, no hay campañas en los medios por falta de recursos… Todo es una cuestión de dinero. Si bajamos los gastos programados de salud en los presupuestos de los gobiernos, si bajamos de rango institucional de ministerio a secretaria de salud, si no hay personal para tratar el aumento de casos en todos los niveles, el ajuste en salud es equivalente a enfermedades y muertes. ¿Cuál es el ahorro entonces? Ninguno. Más gastos. Más enfermos. Más muerte.

Según las estadísticas más recientes de ONUSIDA, 37,9 millones de personas viven con VIH en todo el mundo, y solo en 2018, 1,7 millones de personas se infectaron con el virus y 770.000 murieron por causas relacionadas con el sida, 50 mil de estas muertes ocurrieron en América Latina y el Caribe, lo que sería prevenible con diagnósticos tempranos y acceso a servicios de salud sin discriminación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here