Por: Nicolás Furfaro 

Economistas coinciden en que, a pesar de las amenazas y la actitud del Fondo Monetario Internacional (FMI) en su relación con Argentina, quebrar de forma definitiva no se encuentra entre las opciones viables. Según sus análisis lo mejor es que el gobierno nacional busque vías para ratificar los líneamientos económicos locales sin ceder ante las presiones y a la vez mantener negociaciones políticas. Según pudo saber este diario, en las más altas esferas del Ejecutivo coinciden con esta mirada y prevén tiempos de roces políticos por las diferencias en la evaluación de la economía mundial, pero sin acercarse a la ruptura.
En diálogo con Tiempo Argentino, el economista Mario Rapoport apuntó que ”para salir del Fondo se debería conformar un grupo de países que se pongan de acuerdo en avanzar en ese sentido, ya que en soledad implicaría un costo político demasiado alto a nivel global”. En este sentido, planteó que el camino debe estar impregnado de tranquilidad, paciencia y voluntad de negociar alrededor de lo que apunta el FMI sobre las estadísticas oficiales. Más allá de eso, agregó, no hay que dar lugar a mayores presiones sobre la política económica en general, ya que no existe endeudamiento con el organismo y Argentina paga su cuota y forma parte de la estructura como cualquier otro socio.
Entre las posibles medidas que permitirían desplazar al organismo que encabeza Christine Legarde del centro de la atención mundial, Rapoport consideró que se debería dar lugar a una nueva institución financiera internacional en el que los países emergentes jueguen el rol principal de decisión y aíslen las avanzadas contractivas del Fondo. ”Podría generarse un escenario como el de Unasur, que vino a remplazar muchas cuestiones que antes eran parte del seno de decisiones de la Organización de los Estados Americanos (OEA)”, reflexionó.
Por su parte, Enrique Dentice, economista de la Universidad de San Martín, se expresó en la misma línea y sostuvo que ”Argentina debe mantener igual relación que cualquier otro socio del FMI, pero con la certeza de no entrar en su juego y afianzar la soberanía de las decisiones económicas”. Así, apuntó directo a la crisis europea y se preguntó quién fue el que auditó los bancos griegos y la economía del continente en general sin prever la explosión que iba a tener lugar entre 2009 y 2010. ”Lo que están tratando de hacer con las amenazas es que ningún otro pais de la región tenga interés en avanzar en el mismo sentido firme y decidido de Argentina y Brasil. Además, no les agrada nuestra presencia en el G-20, buscan ubicarnos como los malos de la película para que nadie tome nuestro ejemplo decuestionar sus recomendaciones”, subrayó Dentice.
Fuentes del Ministerio de Economía coincidieron con los línamientos generales de la opinión de los economistas. No se dará ningún paso atrás en la decisión de manejar la economía exclusivamente con las consideraciones y decisiones de la administración nacional, pero el sentarse a hablar con el organismo y negociar son condiciones inevitables en el actual contexto mundial. «

LEÉR MÁS  Dujovne ya le puso techo a la paritaria 2018: "debería ser 16,6%"

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here