La novela, con final incierto, entre el fin del romance entre el kirchnerismo y uno de sus empresarios predilectos sumó un nuevo capítulo. Lázaro Báez, investigado por lavado de dinero, le reclamó ayer, en tono de advertencia, a la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, que ”no pierda la memoria” luego de que la ex cuñada presidencial negara vínculos con su familia y el contratista de obra pública. Mientras tanto, la diputada Margarita Stolbizer, denunciante de varias causas que involucran a Báez, pronosticó que ”alguien va a ir preso”.
El santacruceño Báez volvió a hablar en las últimas horas con el portal Infobae para lanzar un nuevo mensaje hacia Kirchner y pidió ”que Alicia no pierda la memoria”, al tiempo que, enigmático, agregó que ”el silencio es salud”.

LEÉR MÁS  Jueces y los abogados con más poder

Mientras la familia Kirchner insiste en negar cualquier vinculación societaria con Báez, Infobae reveló ayer que, en mayo de 2003, la entonces ministra de Desarrollo Social y actual mandataria santacruceña, le pidió al empresario generar una ”inversión forzada” a través de su constructora para justificar, con ese ingreso, la compra de un nuevo departamento en la Ciudad de Buenos Aires. El inmueble vendido, en Tierra del Fuego al 100, del barrio Codepro de Río Gallegos, es en el que vivía Alicia Kirchner y su ex marido, Armando Mercado, hoy fallecido, que al final quedó en manos de Austral Construcciones por poco más de u$s 100 mil, si bien se escrituró por un monto menor.

LEÉR MÁS  Renunció un funcionario del ejecutivo por "falta de trasparencia"

El nuevo round surge después de las críticas que recibió Báez por parte de Alicia Kirchner y del director de la Auditoría General de la Nación (AGN), Ricardo Echegaray, luego de que el ex jefe de la AFIP durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner estimara en TN que el empresario puede ir preso, por una causa iniciada por el ente recaudador en 2011 contra el empresario sospechado de narcotráfico Juan Suris, que involucra al constructor. Consultado por este diario, Echegaray prefirió no hacer declaraciones, luego de que Báez sembrara dudas sobre sus declaraciones juradas. Stolbizer volvió ayer a apuntar contra el titular de la AGN, mientras desde el Gobierno ponen en duda su continuidad y él deja trascender que resistirá la embestida. ”Echegaray tenía una facultad discrecional que utilizó en estos tres casos”, dijo la diputada del GEN, en referencia a las causas Ciccone, la presunta evasión impositiva de $ 8.000 millones del empresario Cristóbal López y en la que investiga a Báez por la supuesta emisión de facturas truchas. ”Están denunciados tanto Báez y su familia, que usaba en Austral Construcciones, como Ricardo Echegaray porque él debía controlar y no lo hacía. La figura de Echegaray termina siendo cómplice”, sentenció. Desde la AGN remarcaron que su titular no está imputado en esta causa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here