Con la presidenta Cristina de Kirchner en Santa Cruz, fue Boudou el máximo representante de la Casa Rosada en la ceremonia, a la que además asistieron el gobernador Juan Manuel Urtubey, y sus pares de Jujuy, Eduardo Fellner; de Formosa, Gildo Insfán; de Tucumán, José Alperovich; de La Rioja, Luis Beder Herrera; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora y de Entre Ríos, Serio Urribarri.

A pesar de que se había informado de su participación, Scioli finalmente canceló el viaje a último momento para seguir de cerca la negociación de las paritarias docentes, mientras que el cordobés De la Sota llegó más tarde para evitar posar junto a Boudou, y fue blanco de abucheos, silbidos y cánticos de parte de militantes de La Cámpora y otras agrupaciones oficialistas.

Sucedió cuando el anfitrión Urtubey, entregaba a su par cordobés un documento con el decreto que lo declaraba ”Huésped de Honor” -como al resto de los gobernadores presentes-, momento en que la militancia se descargó con silbidos, gritos y cantos en su contra, en medio del duro enfrentamiento que mantiene con la Casa Rosada.

”En la Batalla de Salta se empezó a definir la nacionalidad argentina y los límites de la Nación. Es un momento muy importante y de gran simbolismo”, indicó Boudou al tomar la palabra en el acto, que se desarrolló en el marco de los festejos por el Bicentenario de la gesta de Manuel Belgrano en la capital salteña, que comenzaron con un desfile cívico militar en el monumento 20 de Febrero.

El Vicepresidente aprovechó además la ocasión para destacar que el gobernador Urtubey ”está llevando adelante una excelente gestión en la provincia”, al tiempo que volvió a pedir ”la unidad de todos los argentinos”.

”La Argentina tiene un destino latinoamericano al que se llegará con la unidad de todos los argentinos. Lo vamos a hacer juntos o no lo vamos a poder hacer porque el colonialismo sigue acechando detrás del capital financiero en cada una de las decisiones que pretendemos tomar”, afirmó.

Boudou expresó, finalmente, que recordar la batalla de Salta ”enseña que lo que falta lo vamos a hacer todos juntos, los 40 millones argentinos, los que pensamos igual y los que piensan distinto pero también con los hermanos latinoamericanos”.

La celebración, que fue establecida como feriado nacional por única vez, conmemora la batalla que tuvo lugar el 20 de febrero de 1813, en terrenos de la actual ciudad de Salta, donde se enfrentaron tropas realistas contra el Ejército del Norte, comandado por Belgrano, en el curso de la Guerra de Independencia de la Argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here