Unas 50 mil personas, según Carabineros, y entre 60 y 80 mil, según los organizadores, marcharon pacíficamente desde el mediodía desde la céntrica Plaza Italia por la Alameda hasta las Estación Mapocho, donde participaron en un masivo acto central, donde hablaron los líderes estudiantiles, informaron los diarios El Mercurio y La Nación y Radio Cooperativa.

El gran número de asistentes llamó la atención debido a la baja asistencia que se había registrado en las convocatorias de los últimos meses, tras las masivas manifestaciones del año pasado en demanda de una educación gratuita y de calidad.

Tal como en ocasiones anteriores, la manifestación sólo fue opacada por grupos de encapuchados que, una vez concluida la actividad, protagonizaron incidentes aislados en el sector del Mercado Central, así como en algunos tramos de la Alameda, reprimidos por la policía militarizada de Carabineros.

La movilización, convocada por estudiantes universitarios y secundarios, se concretó dos días después de que el ministro de Educación, Harald Beyer, presentara la propuesta del gobierno para que los créditos con los que deben financiarse los estudiantes universitaros sean otorgados por el Estado en reemplazo de los que ofrecía la banca privada.

LEÉR MÁS  El Gobierno insistirá tratar el lunes la reforma jubilatoria

Los representantes estudiantiles señalaron en el acto en la Estación Mapocho que no basta con la propuesta que saca a los bancos de la administración de créditos universitarios y reforzaron su demanda de educación gratuita.

Los líderes de los secundarios y un dirigente del Colegio de Profesores reclamaron, además, por la reincorporación de alumnos de liceos a quienes se expulsó por haber participado el año pasado de las protestas.

Las manifestaciones también se sucedieron en las principales ciudades chilenas, como en Valparaíso, donde se movilizaron unas 10 mil personas, en Talca, Chillán y Concepción.

Frente a la masividad de la convocatoria, Beyer consideró que ”no se justifica, pero es parte de la libertad de expresión”.

”Los estudiantes han dicho que quieren un año más propositivo y los estoy esperando”, sostuvo el ministro, quien aseguró que en el gobierno se está trabajando ”por construir una educación de calidad, generar mayores oportunidades, y un trato más justo”.

En tanto, el presidente Sebastián Piñera defendió la reforma al financiamiento de la educación superior, que además de dejar afuera a los bancos, establece que las universidades cubran la brecha entre el arancel real que se cobra a los estudiantes y el de referencia que establece el Ministerio de Educación y rebaja el puntaje para acceder a becas.

LEÉR MÁS  CGT Mendoza: “Con la reforma previsional, los jubilados pierden un sueldo por año”

Con estas medidas ”ningún joven en Chile, nunca más, se va a quedar fuera de la educación superior por falta de recursos”, afirmó Piñera, quien dijo sentirse orgulloso con la prosecución de ese objetivo.

”Esta es una reforma gigantesca. Desgraciadamente, nunca habíamos tomado el toro por las astas y hoy día tenemos buenas noticias”, afirmó el Presidente, en entrevista con Buenos Días a Todos, de TVN.

En cuanto al temor manifestado por los estudiantes, de que este sistema de aranceles genere discriminación hacia los alumnos más pobres, ya que podría abrir la puerta a que las universidades prefieran escoger a aquéllos que tengan la capacidad económica para financiar el total del arancel, el presidente afirmó que ”esperamos que no ocurra eso y nos vamos a preocupar que no ocurra”.

El mandatario también aseguró que no se entregarán fondos estatales a instituciones que no cumplan con los estándares de calidad.

”Si alguna institución no entrega una educación de calidad y quiere cobrar por eso y quiere que el Estado le aporte recursos, ni lo intente. El Estado no va a financiar ni con un peso a instituciones que no tengan una educación de calidad”, aseveró.

LEÉR MÁS  El Gobierno insistirá tratar el lunes la reforma jubilatoria

El nuevo sistema regirá para las universidades privadas y las públicas -que también son pagas-, pero no contempla la principal demanda estudiantil de que el sistema estatal de enseñanza superior sea gratuito.

Al respecto, el ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami por el Partido Progresista consideró que ”el fin de los créditos universitarios a través de bancos y la creación de fondo estatal es una medida básica pero aún insuficiente”, ya que el Estado ”debe asumir su rol con la sociedad y ofrecer educación de calidad, laica y gratuita”.

”Valoramos la propuesta, que es una corrección del extremismo del modelo bancarizado de educación, y un avance producto de toda la movilización social” pero es ”preocupante que la propuesta no se comprometa con un fortalecimiento de la educación pública superior, asumiendo como si fuese un hecho que las universidades tienen la capacidad para financiarse”, concluyó el líder progresista.

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here