Unidos y Organizados recibió al ex presidente brasileño, que luego almorzó con la Presidenta
Por Martín de Vedia y Mitre

El ex presidente de Brasil Lula da Silva almorzó ayer con Cristina Fernández, luego de haberse reunido por la mañana con el vicepresidente Amado Boudou y referentes de la mesa de agrupaciones Unidos y Organizados. Convencido de que el actual modelo de integración está agotado y hay que dar un salto hacia adelante, el dirigente paulista volverá a Buenos Aires antes de fin de año para una actividad política e invitó a los kirchneristas a una gran reunión de sindicatos y organizaciones sudamericanas, que él encabezará en el 2013 en Brasilia.

La agenda de Lula comenzó con un desayuno con, además de Boudou, los diputados Agustín Rossi, Andrés Larroque, Edgardo Depetri, Héctor Recalde y Eduardo De Pedro; los intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y La Matanza, Fernando Espinoza; el secretario general de la CTA, Hugo Yasky; el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, el titular del partido Miles, Luis D’Elía, y el funcionario de Cancillería, Oscar Laborde.

”Fue una reunión muy productiva, muy importante y todos nos vamos con un montón de ideas y con mucha fuerza para seguir trabajando en este camino que lidera Cristina en la Argentina”, resumió Boudou, tras el desayuno con Lula.

La idea de ser el gran promotor de las organizaciones regionales en una red, agrupación o estructura que las contenga siempre cautivó al brasileño. Pero la enfermedad que padeció hizo que Lula debiera retrasar esa tarea hasta el año próximo.

Según el brasileño, el Foro de San Pablo y la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur son herramientas que fueron muy importantes para la integración regional, pero ahora hay que dar un nuevo salto organizativo. Los intelectuales, los sindicatos, las organizaciones sociales tienen que repensar la integración para que no se estanque. Fue así que Unidos y Organizados pidió fortalecer la ”doctrina de la integración, creando instrumentos sólidos y permanentes como el Banco del Sur y mayores políticas de integración energética y complementariedad industrial”.

Contento por las encuestas que dan victorioso al PT en San Pablo y con una elección arrasadora en Río de Janeiro, el ex presidente de Brasil llegó a la Casa Rosada apenas pasadas las 13 y se fue pasadas las 15, tras almorzar con Cristina. Pero no trascendieron detalles del encuentro, en el que el brasileño estuvo acompañado por el embajador en Buenos Aires, Enio Cordeiro, y por su ex secretario de la presidencia Luiz Dulci; y la Presidenta, por el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

Lugo, ”un soldado de la democracia”

Luego de haber sido destituido de la Primera Magistratura de su país por una maniobra del Congreso, Fernando Lugo se reunió con la Cristina Fernández y dijo: ”Ya tuve el orgullo de haber sido presidente y hoy quiero ser un soldado de la democracia y la participación popular”.

”Si hay una triple alianza, es entre la oligarquía, los partidos tradicionales y las transnacionales en Paraguay”, dijo Lugo sobre la exclusión de su país del Mercosur, en declaraciones a Canal Siete en el marco de la presentación de una serie de documentales sobre la Guerra del Paraguay.

El ex mandatario fue recibido por la jefa de Estado luego de que ella encabezara un acto en la Casa Rosada por el Día de la Lealtad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here