“Jamás vi algo así”, indicó a medios provinciales el Director de la fiesta Walter Neira, asegurando que “fue un conflicto estúpido por dos entradas”.

Pero ese no parece ser el problema central, si no que algunos se sienten dueños de Vendimia. Primer error grave!!.

 

1)-Nadie es dueño de Vendimia

 

En épocas de grave crisis de la vitivinicultura, algunos dirigentes del agro propusieron suspender el festejo, asegurando que “no hay nada que festejar”; sin embargo la respuesta fue un NO.

 

La fiesta es de todos y va más allá de la producción de un año. Ciertamente, la fiesta no tiene dueños, ni siquiera los productores; Pero tampoco es de los artistas, ni del gobierno de turno, tampoco de las reinas, ni del turismo: La fiesta es de todos, es historia, es cultura e identidad mendocina, nadie tiene la más mínima potestad para erigirse en dueño y decidir su suspensión: ¡tamaña soberbia!! . ¡ Nunca visto!.

 

2)- La culpa no la tiene el Gobierno


Desde hace años que la fiesta viene tomando un tinte demasiado político, digamos politizado o berretamente politizado. Utilizada en forma extorsiva para golpear a un gobierno que parece no dar pie con bola en distintos temas.

 

Silbatinas “espontaneas” al Gobernador. ¿Espontaneas?, Vivimos en una ciudad chica, o en un pueblo grande, demasiada chica para saber que los mensajes de texto y correos electrónicos pululaban, organizando una silbatina en desprestigio del gobernador. Todo esto ayudado por medios opositores que se encargaban de aumentar esta “sensación de descontento” que se manifestaría en la fiesta central. Sin embargo lo que se iba logrando era desprestigiar a Vendimia: Ya lo advertíamos hace una año en una columna relacionada al tema.

 

¿Qué buscaban algunos artistas con esta medida?, ¿asestar otro golpe a un gobierno golpeado, que ya está llegando al fin de mandato?. Se equivocaron, hirieron en lo más hondo a nuestra fiesta de la Vendimia. No al turista, que el próximo año dudará mucho en venir a nuestra provincia a vivir la fiesta máxima; hirieron el prestigio y la historia vendimia. A la identidad de los mendocinos y a la memoria de sus realizadores e iniciadores. ¡Tremendo golpe bajo!.

 

Nadie puede creer que el gobierno tenga la culpa, 1400 entradas no superan los 30 mil pesos, valor ínfimo comparado con el costo total que se arregló con los 700 artistas al acordar un pago de casi 4.500 pesos por cada uno.

 

3)- El lunes era tarde

 

Presentarse a trabajar en la segunda repetición fue la última cachetada, ¡Mi inteligencia se sentía violada! . Como si tratara de una travesura de adolescente malcriado.

 

Presentarse con un escribano que certificara su voluntad de trabajar, sin haber solicitado perdón públicamente. ¡Increíble!, no son consientes de la magnitud de daño.

 

Quizás eso los convierta en inocentes, porque hay que tener cara para presentarse el día después ante la gente sin pedir perdón!!. ¡Habrase visto tamaña falta de respeto a la historia de la vendimia. ¡Tamaña falta de profesionalismo!.

 

Vendimia herida


La fiesta de la vendimia esta herida, seguro que no es de muerte. Pero las heridas que provienen de una traición cuestan en cicatrizar.

 

Esperamos disculpas públicas, aclarando nombre y apellido. Tenemos el derecho de conocer el nombre de quienes decidieron la suspensión.

 

Esperamos la renuncia al cobro, aunque esto no solucione nada, se debe aplicar justicia. Si el motivo de la suspensión era estrictamente el valor de unas entradas, también se debe descontar el trabajo no realizado.

 

Por sobre todas las cosas vendimia

 

Ciertamente nada de esto alcanzará para solucionar tremendo daño, deberemos esperar nuevas camadas de artistas comprometidos con el quehacer de los mendocinos y que tengan a vendimia por encima de sus intereses.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here