No solo recursos, Mendoza recupera autoestima y dignidad.

Dos noticias que tienen que ver con algo más profundo que una estadística fría, una decisión acertada o una declaración atinada, dos noticias que hacen al rumbo estratégico de la Provincia en el país. 
Primero, el dictamen del Procurador General de la Nación, que nos deja a las puertas de recuperar un derecho que históricamente reclamamos los mendocinos: el cobro de la totalidad de las regalías por la generación de energía en los Nihuiles. Un acto de estricta justicia, los saltos de agua están en nuestra provincia razón por la cual las regalías corresponden a Mendoza.
Segundo, la recuperación del 15% de Coparticipación que irregularmente la Nación retenía a las provincias para financiar Anses. 
Mendoza ha recuperado recursos que se necesitan más que nunca como agua en este desierto, pero también recuperamos algo más: dignidad. Mientras durante varios años nos acostumbramos a tener gobernadores- aplaudidores, que iban a la Casa Rosada a mendigar restos, hoy tenemos un Gobernador que gana respeto en Buenos Aires yendo a exigir el cumplimiento de los derechos de los mendocinos.
Han sido complejos estos primeros meses de gobierno en Mendoza. No fue sencillo hacerse cargo de una provincia que presentaba un cóctel de quebranto financiero, infinidad de necesidades insatisfechas y una extendida sensación social de abatimiento, de frustración, de depresión colectiva. 
Pero lentamente, con trabajo y disciplina política, Mendoza va saliendo adelante. 
Claro que esto no es obra solo del Gobierno, hay un esfuerzo compartido que entendieron miles de empleados públicos que resignaron una parte de sus expectativas salariales, vecinos que se concientizaron de estos tiempos de moderación en el gasto; y es justo decirlo, buena parte de los opositores que estuvieron a la altura de las circunstancias, reconociendo que antes de las diferencias políticas que nos separan, está la realidad de Mendoza que exige unidad en la acción. 
Las dos noticias que ha recibido Mendoza estos días no solucionan por sí solas los problemas que nos aquejan, pero nos dan una señal clara y contundente: Mendoza va a recuperar su brillo por el camino de exigir sus derechos, cumplir sus obligaciones y volver a pensar en el largo plazo, a años vista. 
Una condición fundamental para el progreso de nuestra provincia, es abandonar la irracionalidad populista que nos encerró en el corto plazo y nos dejó en manos de un amateurismo dirigencial que hoy pagamos caro. Y ese cambio es una realidad constante y sonante, hay un Gobierno políticamente republicano y técnicamente lúcido. 
Esta semana daremos un impulso fundamental a un proyecto que responde a la preocupación más relevante de los mendocinos: la inseguridad;  preocupación que se volvió frase y luego muletilla: los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra. 
No está esa frase tan alejada de la realidad, y en estos días comenzaremos el camino de una modificación legal que tiene aroma a reivindicación social.
Tenemos un Gobierno con los pies en la tierra y la mirada en el futuro. Mendoza está volviendo a ser Mendoza, la gran provincia del oeste, la que se destaca por el esfuerzo y trabajo de sus habitantes y la honradez y eficiencia de sus gobernantes. 
Lo que fue un slogan de campaña, ha pasado a ser un dato de la realidad, está cambiando Mendoza y ya se nota en las calles.
Alejandro Molero
Senador Provincial
Presidente del Bloque UCR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here