Alguien que responde vaya a saber uno a qué intereses. Alguien que protagonizó un enfrentamiento con la presidente como nunca antes se había dado.

Por qué este señor se niega a disponer de los dineros del tesoro para pagar la deuda y prefiere el endeudamiento del país, con créditos leoninos para pagar antiguos créditos? Me pregunto, para qué existen las reservas sino para poder pagar en efectivo lo que se debe y de ese modo ser nosotros quienes pongamos las condiciones de pago y no los demás?. Sospechoso, muy sospechoso.

Notas relacionadas

{loadposition user11}

 

Y más sospechoso aún cuando vemos las caras de quienes lo apoyan. Dinosaurios (al decir de Charly) que no terminan de “desaparecer” del espectro político. Gerardo Morales, Rodriguez Saa, Prat Gay, el mismo vicepresidente que, a mi criterio, no deja de hacer el ridículo, etc. etc. Vuelvo a preguntar: estos señores que se golpean el pecho escandalizados, saben quién generó esa deuda?

Creo que Redrado responde a intereses foráneos. Basta ver dónde se formó. Y que el norte se está poniendo nervioso con determinadas políticas económicas de América Latina.

Sino, recordemos lo sucedido en Honduras, o lo que vivió Evo en Bolivia, o Chávez en Venezuela. Prestemos atención a lo que está sucediendo con Lugo en Paraguay y de lo poco que se informa sobre lo que allí pasa. Y pongamos en contexto este conato de golpe económico en Argentina.

Todo tiene que ver con todo y nada sucede porque sí. No seamos ingenuos. Y no permanezcamos indiferentes frente a estos atropellos. Lo sucedido es serio. Una república debe funcionar en conjunto.

Si nosotros hace dos años elegimos a través del voto un determinado modelo, no podemos tolerar que unos tiren para un lado y otros para otro dentro del mismo gobierno; porque en definitiva quienes perdemos somos nosotros. No ellos. Ellos (los que están en cargos ejecutivos, legislativos, judiciales o en alguna entidad autárquica o no) siempre se acomodan. Y como mínimo estos personajes deberían zanjar sus diferencias con una discusión inteligente, con argumentos, anteponiendo los intereses del país.

Nosotros, los que estamos en el llano, debemos exigir coherencia; si no, estamos fritos. Y la oposición debería construir aportando ideas y darse cuenta que episodios de este tipo no le hacen bien a nadie, que alientan a aquellos que están al acecho, que están agazapados para dar el zarpazo al momento de encontrar la más mínima grieta.

Lo sucedido, no es un acto menor. Es una puja de poderes. Y aunque estemos en desacuerdo, presidente hay una sola. Hasta el 2011. Luego, si estamos disconformes tenemos una herramienta, el voto. Usémosla con responsabilidad para que no se repita eso de que votamos a alguien y luego nos pasamos los cuatro años criticando su gobierno, usando descalificaciones, insultos, términos peyorativos. De niña, cuando yo hacía las cosas a medias o mal, mi vieja me decía siempre… “a llorar a la Iglesia”.

Por marta Brojan, del semanario: Sin pelos en la lengua

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here