Los Derechos Humanos como Política de Estado

 

 

Sobre el recuerdo de 30 mil argentinos detenidos ilegalmente y desaparecidos fundamos la necesidad de que la defensa de los Derechos Humanos y las garantías individuales sean prioridad en cualquier acción de gobierno.

 

En los últimos años la cultura de los Derechos Humanos se ha extendido mucho más allá de lo atinente al ámbito de la Justicia Federal, donde, por cierto, se están logrando condenas efectivas y somos testigos de un avance ejemplar sobre las complicidades civiles, tanto en la etapa de instrucción de causas imprescriptibles como en el enjuiciamiento de los que cometieron crímenes de lesa humanidad y sus cómplices.

 

Entendemos que desde todas las áreas del Estado se debe acompañar ese paso firme hacia un país mejor y más justo; por eso, desde el Estado provincial orientamos las herramientas de las que disponemos para que la mencionada Cultura de los Derechos Humanos sea efectiva y aplicable, dirigiéndola en forma coordinada e interministerial.

 

Concebimos a los Derechos Humanos como política de Estado, lo que implica construir ejes que articulen todas las áreas de gestión, con un diálogo activo con la sociedad civil para la búsqueda de soluciones a distintas problemáticas. Con el objetivo de fortalecer las instituciones democráticas, la participación ciudadana y la vigencia del Estado de Derecho, desde nuestro gobierno trabajamos en la garantía, promoción y difusión de los Derechos Humanos.

 

La elevación de rango del área de Derechos Humanos de la Provincia es tan solo el inicio de un proceso que involucra a cada dirección, secretaría y subsecretaría de todas las carteras del Gobierno. El desafío es implementar un enfoque de derechos en la formulación e implementación de las políticas públicas en general y las políticas sociales en particular, como parte de las obligaciones estatales para el cumplimiento efectivo de los Derechos Humanos.

 

De cara al próximo 24 de marzo, las jornadas de reflexión y capacitación docente sobre Memoria por la Verdad y la Justicia organizadas en conjunto por el Dirección General de Escuelas y el Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos son un ejemplo de esa búsqueda armoniosa y efectiva de la que esperamos grandes resultados.

 

Jamás debemos dar por descontado que todo está hecho en materia de concientización sobre Derechos Humanos, una idea esencial que involucra conceptos universales sobre las garantías de cada uno, pero que también, y muy especialmente en el caso de la Argentina, debe incluir contenidos históricos para que las atrocidades del pasado no se repitan y que jamás sean justificadas en el presente ni olvidadas en el futuro.

 

Es esencial para cualquier concepción de sociedad sana y con futuro armonioso, que los docentes sepan transmitir con sustancia a los jóvenes los postulados de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; y es trascendente también que los contenidos se acompañen con una enseñanza clara sobre lo que sucedió en nuestro país entre 1976 y 1983. Horror que en Mendoza comenzó en los años previos a la caída de la Democracia, con el terrible accionar del CAM (Comando Anticomunista Mendoza) y del Comando Moralizador Pío XII que dejó un tendal de muertos y torturados.

 

Consideramos esencial que en las aulas el alumno reflexione, debata y pregunte sobre el pasado reciente de la sociedad de la que forma parte. De modo tal que aporte a la construcción de una Nación más justa e inclusiva, en la que los jóvenes tomen conciencia de su protagonismo y responsabilidad en la defensa permanente del Estado de Derecho y la plena vigencia de los Derechos Humanos.

 

Entendemos que la educación en Derechos Humanos es la base para construir ciudadanía; en esta tarea el rol del docente tiene una importancia capital porque es el canal humano de transmisión y de formación de valores de la doctrina de Derechos Humanos.

 

Hace pocos días, tras una nueva detección de la Subsecretaría de Trabajo de casos de trabajo no registrado, condiciones de vida indigna y explotación infantil en el agro mendocino, esta vez en Santa Rosa, la Subsecretaría de Derechos Humanos, en una acción inédita, se presentó ante la Justicia Federal para poner a disposición pruebas que impulsen una causa por posible trata de personas.

 

El trabajo esclavo y la explotación infantil constituyen violaciones a derechos esenciales de las personas, cualquiera sea su nacionalidad o procedencia. Por eso actuamos con energía y con una dirección clara: propender a que cada habitante de Mendoza sea un ciudadano pleno, con conciencia histórica y con conocimiento de sus derechos y garantías.

 

Partimos de una concepción integral de los Derechos Humanos, por ello las políticas públicas comprenden los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de incidencia colectiva. La transversalidad de estos derechos hacen que todas las áreas del Estado, cada una en su propia esfera de acción, estén poniendo en práctica los Derechos Humanos reconocidos en los tratados internacionales, las declaraciones y los principios que constituyen la base del Estado de Derecho. El acceso a la educación, a la vivienda, el trabajo digno, el salario justo, la protección de la salud, son ejes irrenunciables de estas políticas. Estamos convencidos de que defender los Derechos Humanos es construir ciudadanía, pero también es garantizar la vida digna al conjunto de la población.

 

Decisiones políticas acertadas y muy valientes han logrado que Argentina esté a la vanguardia a nivel mundial en materia de Derechos Humanos; un ejemplo en el contexto Latinoamericano donde irradia ideas progresistas y acciones de reparación en los países de la región. Si miramos hacia Europa, lo sucedido con la destitución del juez Baltasar Garzón en España nos da la perspectiva de que el camino iniciado por la Nación y acompañado por las provincias argentinas es el correcto.

 

No hay opciones posibles en este momento histórico de nuestro país, nos toca iluminar verdades para que otros sigan el ejemplo.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here