Por Fabian G. Tigur

fabiangtigur@gmail.com

Todo parece indicar que en la dura sesión que se pronostica en la Cámara de Senadores de la Nación, el proyecto oficial será aprobado finalmente. Este supuesto se desprende de las afirmaciones realizadas por algunos legisladores de la oposición, como Gustiniani, del Socialismo; los integrantes del bloque ”Por Tierra del Fuego”, José Martínez y María Rosa Díaz y la radical Dora Sánchez, de Corrientes, que se suman al bloque oficialista del Frente para la Victoria.

Es el final de un duro proceso por el cual se logrará, luego de 26 años de democracia, sancionar una norma de comunicación social que cambie la “dictada” durante la dictadura más cruenta que vivió nuestro país, de Jorge Rafael Videla y retocada en la etapa mas oscura de los últimos gobiernos democráticos, el de Carlos Menem.

Lo sucedido en los últimos días se asemeja mucho a una “guerra fría” en donde quedaron en evidencia las verdaderas intenciones de los distintos sectores, tanto de parte del gobierno, la oposición (en sus distintas versiones) y los multimedios de “comunicación”. A quien se haya tomado el trabajo de analizar la realidad, no le pueden quedar dudas de las intenciones e intereses que mueven a cada sector en esta lucha.

El día después de mañana

Pero: ¿Qué pasará después de mañana viernes?. En caso de producirse la sanción de la ley, todo parece indicar que comenzará la segunda parte de esta guerra, y promete ser mucho más dura que la “pasada”.

La sanción de una ley en nuestro país no es una garantía total, las presiones de las poderosas corporaciones, muchas veces bajaron leyes importantes y no hablamos de dictadura, exactamente. Como ejemplo solamente podemos citar los meses de corte de ruta por parte de las patronales del campo que violaron una de las leyes fundamentales del país que hace referencia a la libre circulación por todo el territorio nacional.

Por lo expuesto, podemos inferir que la aplicación de la ley va a ser una etapa dura, sobre todo si tenemos en cuenta que la misma plantea que los multimedios tendrán un año para desprenderse de las licencias excedentes.

Si tenemos en cuenta que en ese lapso estaremos acercándonos a la próxima contienda electoral, seguramente veremos agudizada esta campaña de oposición planteada por los multimedios en contra del gobierno.

Mucho más que ahora, veremos a los sectores mencionados involucrarse en la próxima campaña tratando de construir un gobierno afín que les permita, utilizando cualquier fundamento, congelar la aplicación de la ley, para luego realizar los retoques necesarios a la misma.

Notas relacionadas

{loadposition user11}

La estrategia de los multimedios

La estrategia que han comenzado a aplicar los multimedios es atacar de todas maneras al gobierno nacional y sus aliados provinciales de todas maneras posibles, los titulares así lo indican: enriquecimiento de los gobernantes, corrupción por parte de funcionarios del gobierno o sus familiares, inseguridad creciente en las calles, cortes de rutas, pobreza extrema ( algunos recién ahora se percatan que en el país hay pobreza) etc, etc. En general toda noticia negativa es bienvenida, mas allá de ser tan verdadera o no.

Desde los sectores de poder mediático son concientes que la ley saldrá aprobada, pero tratarán de poner todo tipo de escollo para que la aplicación sea lenta de manera de lograr el ingreso de un gobierno afín a sus intereses, y en la lista no faltan candidatos: de los sectores de la oposición que voten en contra del proyecto, cualquier candidato será bien venido.

La estrategia del gobierno

El gobierno es conciente de que la aplicación será un proceso aun más duro que el anterior, sobre todo cuando se acerque la próxima campaña electoral. Por tal motivo, la intención es la puesta en marcha inmediata de la Ley, cada día que pase corre en su contra, los resultados deberán verse rápidamente, para que el común ciudadano observe la diferencia de manera positiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here