El PBI chino pasó de crecer a un ritmo trimestral anualizado de 10.8% en el primer trimestre de 2010 a 7.2% en el segundo, debido a que el gobierno decidió tambien frenar los estímulos. La prudencia aplicada al ritmo de crecimiento se manipulo a través de la desaceleración de la inversión, aventada por medidas aplicadas por el gobierno para moderar la compra y construcción de viviendas, y para disminuir la inversión pública en proyectos de gobiernos regionales. No obstante el consumo y las exportaciones siguieron creciendo a muy buen ritmo en el segundo trimestre de 2010.

Aunque los indicadores de Julio confirmaron que la economía está suavizando su ritmo de expansión; sin embargo la producción industrial que disminuye, aumentó 18.1% interanual en Marzo y 16.5% en Mayo; en Julio habría mostrado un aumento de 13.4% año contra año, comparado 13.7% en Junio. El mundo haria fila para asumir el slow down de la industria china.

Las ventas minoristas subieron en Julio 17.9% año contra año, comparado con 18.3% en Junio, y la inversión fija aumentó en Julio 24.9% año contra año comparado con 25.4% año contra año en Mayo.

Las cantidades exportadas siguen creciendo a buen ritmo, mientras que las importaciones aumentan menos que lo previsto. Se espera un crecimiento en torno a 8% para el tercer trimestre de 2010, donde el sector externo neto contribuiría con un aporte positivo al PBI.

2010 acabaría con un crecimiento del orden de 9.5/10% y se proyecta una expansión del PBI de 8.8% para 2011. Si bien la inflación volvió a repuntar en Julio: 3.3% comparado con 2.9% en Junio.

La verdad es que no hay razón para preocuparse si la desaceleración de la economía se acentuara en los próximos trimestres más allá de lo esperado, las autoridades cuentan con instrumentos suficientes como para volver a impulsar el gasto agregado y el nivel de actividad a 300 km. por hora.

fuente: Pablo Tigani

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here