En una entrevista a Ricardo Forster en su casa de Villa Crespo pudo compartir las reflexiones del filósofo acerca de diversos temas: las PASO, ”el voto Massa”, la intención de EE.UU. de atacar a Siria y otros temas. Forster es filósofo y ensayista, además de ser investigador y profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente es candidato del el Frente Para la Victoria en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

¿Qué balance haces de las PASO, la baja producción del kirchnerismo y el ”voto Massa”?

RF: _Tratar de descifrar el resultado electoral de las PASO es salir de la coyuntura inmediata, para pensar que sucedió en estos últimos dos años. Del 54% al último resultado. Ahí hay que encontrar una cantidad de preguntas, para unas posibles respuestas. Por un lado, la coyuntura económica y la coyuntura internacional se complejizaron. El 2012 fue un año muy complicado y hubo que tomar medidas que sin duda no iban a caer muy bien en determinados sectores de la sociedad, particularmente el control cambiario, la restricción a la compra de dólares y también lo que implicaba sostener el proceso de sustitución de importaciones, controlando el drenaje de divisas y por la tanto cambiando lo que había sido hasta ese momento las pautas de la relación entre las importaciones y las exportaciones.
Pero el problema mayúsculo, como metáfora, fue la tragedia de Once; esa tragedia abrió fisuras, por el que se cuela toda la máquina mediática, aprovechando una debilidad que hasta ese momento no había sido encarada ni resuelta por el gobierno, y desde allí lograron juntar lo que aún no se había logrado juntar en el imaginario de cierto sector de la población, y desde ese lugar comenzó a despegarse una maquinaria muy brutal, muy salvaje, con un nivel de injuria y descalificación como no se vió, prácticamente, en la historia argentina. Allí se logró meter una cuña, que hizo un daño bastante intenso, que golpeó, no sólo sobre los sectores medios sino también sobre ciertos sectores populares.
A eso habría que agregarle, que si bien a través de paritarias y convenciones colectivas los trabajadores sindicalizados y en blanco, siempre lograron estar por encima de la inflación tanto del INDEC como de cualquiera de los restos de las institutos. Los sectores mas débiles, más desprotegidos económicamente, informales, en negro, fueron sistemáticamente golpeados por ese fenómeno, y hubo quizás allí una suerte de descomposición en algunos de esos sectores que eso llevó en parte a correrse de la relación con el gobierno.
Algo que ya había sucedido en 2009, el voto a De Narváez, es casi equivalente al voto a Massa, es un voto con una composición compleja, por un lado un antikirchnerismo fuerte de las clases medias, sobre todo de la Provincia de Buenos Aires, y los sectores urbanos más concentrados, y por otro lado un desprendimiento de algunos sectores populares, incluso de los más débiles.
La conjunción de esos elementos, marcan un punto de debilidad; cabe mencionar también, lo que significa sostener un proyecto diez años, el desgaste, las tensiones, en una sociedad donde la velocidad, el aceleramiento, lo efímero, la naturalización del cambio como lo único valioso hace que la gente vea de tal o cual manera la realidad; lo nuevo, lo distinto, lo diferente, se conjugan también en el voto a Massa.
En relación a los candidatos en general, visual, discursiva, estética, y hasta políticamente, no hay mucha diferencia entre Insaurralde o Massa, son intercambiables, intercambiables sus discursos; es más, ahora le temo a comprar una agenda de la derecha. He escuchado algunas declaraciones sobre la baja de la edad de la imputabilidad, incluso lo que ha dicho Berni es una frase peligrosísima, que en casi todos los hechos delincuenciales hay menores, que es una invención de Berni. Absolutamente, es el peor de los discursos. Se nombra a Granados como Ministro de Seguridad, la verdad es que no me resulta de los mas interesante, pero me parece que cuando se produce un revés así, se hacen lecturas muy cortoplasistas, que intentan garantizar en Octubre una elección mejor, no estoy seguro que ese sea el camino. Sí lo es el haber subido el piso del mínimo no imponible, haber generado que la mayor parte de los asalariados hoy no sean tocados por ese impuesto, demostrar que la alternativa que busca el gobierno no es el ajuste, o sacar el dinero para la educación o salud, lo hace avanzando en un gravamen a la renta financiera, esas son las señales para mi interesantes, significativas, progresistas del gobierno. Las otras no son muy diferentes a aquella histeria inmediatamente después de Blumberg, cuando se salió corriendo a comprar una agenda de la derecha y se hizo reformar el código penal. Ahora hay una agenda fuerte de la derecha que en parte esá queriendo capturar al propio gobierno.
En el sentido más potente de la experiencia kirchnerista y del liderazgo de Cristina, creo que la cosa no va a ir por ese lado, siempre ha habido señales muy claras, los dichos de Cristina en el G-20, el alineamiento claro a favor de la paz, el rechazo a la búsqueda de consenso para la guerra de EE.UU., la política en relación al mínimo no imponible, y algunas otras medidas que seguro se irán tomando, pero teniendo claro que intentando capturar los discursos de la derecha en diferentes rubros como el de la inseguridad, no se va a ningún lado. Eso es entrar en una zona de tempestades.

¿Cuánto ha jugado el ”efecto Lanata” en el engranaje de la corporación mediática y su intención de despolitizar a la sociedad?

RF: _Luego de la tragedia de Once la máquina mediática encontró la materialización de su discurso de la corrupción. El discurso del establishment, de la corporación mediática, de la matriz neoliberal tiene como objetivo la despolitización, de vaciar de contenido político, lo que hoy está en juego en la Argentina, desdibujar la idea de que el centro del conflicto tiene que ver con la disputa de la renta, por la soberanía popular, en términos de que aquel que es elegido por el voto popular es el que debe ejercer efectivamente el gobierno y no ser un títere de las corporaciones.
Si el kirchnerismo ha significado algo en estos años es precisamente por haber invertido los términos de ese discurso, de esa hegemonía y de esa práctica. Logró por primera vez en décadas, que un gobierno democrático pudiera ser consecuente con su propio programa, con su proyecto, con sus propias políticas, incluso lograr frente a las dificultades y a los chantajes y a los intentos desestabilizadores, doblar la apuesta, pero me parece que en estos últimos tiempos se produjo allí una debilidad que muy claramente fue aprovechada por la corporación mediática, Lanata encontró una visibilidad que antes no tenía, con un discurso que apunta a esa zona despolitizadora que cala sobre ciertos mitos de la clase media y de algunos sectores populares: el mito de la corrupción eterna y de la política como un negocio infame, lo que en otro contexto se denominó la mirada cualunquista de la vida, la vida como algo peligroso, infamante, algo oscuro, el Estado como una caja negra que todo lo dá.
Desde allí Lanata trabaja sobre una vieja mitología que viene de los inmigrantes, la política corrupta, los chorros, es un discurso brutal, salvaje, que está atravesado por la lógica de la injuria, del insulto, la descalificación, hasta el sexismo. Todo eso es un cóctel que no generalmente no tiene un impacto fuerte, pero frente a determinadas condiciones y frente a una maquinaria tan poderosa como el Grupo Clarín, encuentra su espacio de fermentación y en la Ciudad de Buenos Aires eso se ve muy claro, quien cosecha lo que va logrando la maquinaria mediática. Carrió, un discurso del odio, claro determinante, y el que sigue a Carrio o el que sigue a Lanata, es el antikirchnerismo visceral, cargado de resentimiento, de odio, de racismo y todo lo que pueda metérsele ahí dentro, tiene ese discurso, pero hay márgenes de ese discurso sobre el que también impacta ese dispositivo, sectores que sin llegar a la tachadura, al odio, al resentimiento, también reciben las descargas o las irradiaciones o las esquirlas de ese dispositivo comunicacional, entonces ahí ves como se va desplegando un voto hacia Massa en sectores en que uno no hubiese imaginado que el kirchnerismo perdiese puntos clave y las grandes concentraciones urbanas.
Hay un desgaste, hay una necesidad de invención en este momento, no es fácil la coyuntura interna como la internacional, todo eso se conjuga para que diez años tengan sus costos. Y en dos años no es que vos rifaste 20 % del electorado. Hay un electorado que es volátil, el voto del kirchnerismo, el voto profundo es el que se logró ahora, el 30 %, lo que se perdió es el voto que acompañaba, el voto de quien se siente identificado con algunas medidas, pero que no es un voto ya cautivo ni identitario, sino que va modificándose de acuerdo a los cambios que se operan en la realidad, tampoco es lo mismo un voto que se opera en las PASO, tampoco es exactamente igual al voto de Octubre, y mucho más diferente a un voto para cargos ejecutivos.
Si vos tomás los votos de 2005, 2007 y 2009 y 2009, vez claramente como el kirchnerismo en elecciones ejecutivas crece exponencialmente y como en las de medio mandato baja también exponencialmente. Lo interesante es que las de 2009 tuvieron como resultado una toma de riesgo del kirchnerismo notable: Ley de Medios, asignación universal, profundización de la recuperación del sistema jubilatorio, cambio en la política de la dirección del Banco Central y una cantidad de cosas hasta llegar al matrimonio civil igualitario, lo que fue el bicentenario e infinidad de cosas, ahora hay menos tiempo y ya no está Néstor Kirchner y no hay posibilidad de reelección.
Me parece que se pago también el precio de no tener claro lo que iba a hacer Massa, se tardó en tener hipótesis alternativas, o se pensó que Massa no se iba a ir, que se iba a quedar, entonces el enemigo iba a hacer De Narváez, y me parece que ahí estuvo el error y de ahí que se tuvo que salir a buscar un candidato de última hora, que paradojalmente tuviera los rasgos más semejantes a Massa.
Hoy hay que tratar de sostener a Insaurralde porque hay un objetivo mayor que está por encima de Insaurralde, de Scioli y compañía.

¿Cómo análisis las rupturas que se sucedieron dentro del peronismo y si crees que eso incidió de alguna manera en las PASO?

RF: _El conflicto con los sectores de la derecha del peronismo, siempre estuvieron, desde el principio del gobierno de Néstor, y que se profundizó en 2008 con la 125, y que hoy vuelve a reaparecer, un núcleo del peronismo de Evita, de la resistencia de los ´70 y el kirchnerismo que es un peronismo que plantea la disputa del poder, la distribución de la renta, la recuperación del Estado como instrumento clave, latinoamericanismo, un relato de matriz nacional-popular, frente a un peronismo conservador de derecha que tiene de distintos momentos históricos:el peronismo del vandorismo de los ´60, el peronismo más fascistoide y lumpen del lopezreguismo e Isabel y toda esa runfla, el peronismo conservador del ´83, finalmente el peronismo neoliberal menemista. Hoy lo encontrás en Massa, en De Narváez, en los restos del duhaldismo, del peronismo federal.
Lo que queda es que la política del kirchnerismo a tendido siempre, no ha expulsar, sino a señalar que este recorrido histórico-político tiene que estar signado por las ideas matrices y más trasformadoras del primer peronismo: crear las condiciones para recuperar una sociedad con movilidad social ascendente, con más y mejor igualitaria distribución de la renta, con capacidad de constitución de sujetos sociales en el marco de los sectores populares y con un rol clave del Estado.
Frente a eso están los poderes corporativo-económicos, el establishment, el capitalismo concentrado y los sectores funcionales del peronismo.

¿Cómo se puede leer la avanzada militarista de EE:UU sobre Siria y que objetivos esconde?
RF:_ Todo estos hechos hay que leerlo en medio de un cambio geopolítico, y que tiene un antecedente fuerte en la última guerra sobre Irak, construida sobre mentiras, y tiene que ver con la disputa por el centro del petróleo y por la irresolución de un conflicto histórico en Medio Oriente y con la peligrosidad de cualquier tipo de ”solución” que se busque y que no va a resolver de ninguna manera el conflicto, más bien nos ofrece una escena mundial convertida en un polvorín, porque la inestabilidad estructural de los países Árabes, principalmente de los del Norte de África, Egipto es el caso más arquetípico, lejos de la primavera Árabe, que se suponía que avanzaban procesos democratizadores. Lo que avanzó fue un proceso de negación de derechos civiles, con guerra civil encubierta, con participación militar extranjera, hay colonización de gobiernos que ya no son autónomos ni soberanos.
El caso de Libia es ejemplar, Siria es complicado porque la paradoja de toda esta historia es que ninguno es bueno, el gobierno actual de Siria es un gobierno infame, autócrata, lo mismo era el gobierno de Mubarack en Egipto, o el gobierno de Kadafi en Libia; por un lado las fuerzas imperiales comandadas por Estados Unidos que sabemos lo que son y buscan, y por otro lado, un mundo político en estado de crisis como es el mundo de los países de Medio Oriente, el conflicto irresuelto Israel-Palestina, que también es parte de este encadenamiento.
Es un momento oscuro; creo que la zona más luminosa del planeta se encuentra en Sudamérica, que parece ser el único lugar donde se va a contrapelo, a contra corriente de las tendencias mundiales, donde hay una re-democratización fuerte en sus sociedades. Se avanzó en derechos, donde se regresó a políticas redistributivas, donde en algunos países, como en Ecuador y Bolivia, se generaron condiciones para nuevas constituciones que son extraordinarias y absolutamente novedosas, pero todos estos avances se da con el riesgo de un avance también de la derecha.
No estamos en los momentos de mayor plenitud, porque hemos sufrido algunos golpes del destino que fueron durísimos: primero la muerte de Néstor Kirchner, y después la de Hugo Chávez, fueron golpes muy duros a estos conceptos de unidad latinoamericana, la situación ambigua de Brasil en este momento, su propia dificultad interna, cuando Brasil ocupa un papel muy relevante cuando fue la construcción de la unidad latinoamericana, de la Unasur, Lula fue un personaje clave en esa historia.
Hoy la situación es más difícil, Venezuela está en un momento muy complejo, muy critico, Maduro no es Chávez, y no es la mismo la posibilidad de sostener un proyecto como el venezolano, con un liderazgo del carácter de Chávez, que cuando ese liderazgo no está.
Creo que lo más sólido en este momento es Bolivia, Ecuador y la Argentina, y la Argentina con la dificultad de definir en dos años como se continúa un proyecto sin renunciar a su núcleo central y a sus principios.

¿Porque crees que ciertos países desarrollados negaron la posibilidad de tratar el tema de los fondos buitre?

RF: _ Hay un error conceptual cuando se plantea que la crisis económica de muchos de la países europeos, pone en evidencia la crisis del neoliberalismo. Son dos cosas distintas. Efectivamente en países como España, Grecia, Portugal, Irlanda e Italia, queda en evidencia que hay una crisis profunda del sistema económico, esa crisis toca en parte a Francia, toca también a Estados Unidos, a Alemania, pero lo que no está en crisis es la hegemonía neoliberal para plantear el modo como se procesa en esa crisis. Las alternativas, las salidas, el proyecto sigue siendo absolutamente referenciado en el modelo neoliberal, y esa es una enorme dificultad, porque esa sociedades aún no han generado en su interior la capacidad de disputa con el neoliberalismo, están en un momento de aterrorisamiento social, que lejos de generar una reacción popular antiliberal lleva a una pasividad, al terror que es el mecanismo que nosotros hemos conocido en Argentina.
En Europa no han sido necesarias las dictaduras, como si en nuestros países, donde a través del terrorismo de Estado, se logró quebrarle la columna al movimiento obrero y a la posibilidad de resistencia. Pasado ello se pudo desplegar con intensidad, pasado la frustración del gobierno alfonsinista, un proyecto económico neoliberal.
En Europa el neoliberalismo sigue estando en el eje de todas las decisiones de las instituciones que hoy manejan la agenda europea, el banco europeo hoy tiene política neoliberal, y la política estratégica esta manejada por la Alemania de Merkel, que tiene un proyecto de ”valorización financiera”. Las experiencias de Sudamérica, y la Argentina es particular son malditas para el poder real, porque implica un antecedente peligro para que lo sigan otros países, y además supone el único lugar donde material y discursivamente se sale a enfrentar a la economía ortodoxa, a las políticas neoliberales, entonces que los países centrales le sigan haciendo guiño a los fondos buitres, le sigan sosteniendo una lógica de valorización financiera es parte de la continuidad de un proyecto global de dominación, la crisis del 2008 que todavía perdura, y que tiene como principales responsables a los grandes bancos y a las estructuras financieras, encontró como respuesta de los estados soberanos el salir a rescatar a los causantes de la misma crisis, es difícil imaginar que mientras no haya un sacudón social y político importante en esas sociedades se cambie la matriz, se cambie el sentido político que hoy domina a Europa y obviamente Estados Unidos seguirá siendo que crea que mas le convenga para mantener su predominio.

¿Es posible construir un candidato que pueda suplir a Cristina, teniendo en cuenta que quedan sólo dos años para las próximas elecciones ejecutivas?

RF: _Los liderazgos no son construcciones de probeta, no son artificiales, nacen de un historia muy compleja que también tienen elementos enigmáticos, situaciones inesperadas, tradiciones que están allí abajo y afloran, por eso han significado lo que han significado tanto Kirchner, como Chávez, como Evo, Correa y Cristina, y en estos contextos latinoamericanos esos liderazgos sean claves para solidificar estos proyectos y procesos, y no fueron el producto del marketing políticos, las estéticas nacidas en oficinas de publicidad, sino que nacieron de profundas historias populares y a veces de esas fisuras que se abren en la historia, cuando correa habla de Chávez y Kirchner dice que se conjugo algo del orden del azar para que liderazgos de esta potencia confluyeran en el mismo tiempo histórico, América latina produjo en un lapso muy breve liderazgos que no teníamos desde los años treinta o cuarenta, cuando en México estaba Cárdenas, en Argentina estaba Perón y en Brasil Vargas, pero la diferencia con este tiempo, es que en aquel tiempo no había liderazgos latinoamericanistas plenos y no había un proyecto de Patria Grande, en cambio los liderazgos que se dieron en este contexto, fueron liderazgos primero a contramano del orden mundial, con una fuerte inclinación latinoamericanistas, desde Venezuela a la Argentina.
Que hayamos tenido la enorme casualidad y suerte que los proyectos los tenían a Néstor y a Cristina, y que la muerte de Néstor, no fue la muerte del único dirigente capaz de seguir llevando adelante este proyecto es también del orden del azar, hoy no hay un dirigente a la altura de cristina, pero eso no significa que no haya dirigentes, cuadros políticos en el kirchnerismo que no puedan asumir la responsabilidad de ser candidatos en 2015, dar una pelea y gobernar teniendo como referencia el liderazgo de cristina que va a seguir siendo la referencia, así como Lula pudo en Brasil transferirle parte de su carisma ,de su legitimidad, ha alguien desconocido, como lo era Dilma Rousseaf, porque era una de las funcionarias menos conocidas de su gabinete, muy técnicas, marca que siempre es posible dentro de un proyecto, si se hacen las cosas bien, encontrar para una disputa muy difícil como va a ser en 2015, porque va ser una disputa donde todas las fichas del poder, y del establishment, van a estar puestas seguramente en Massa, pero también algunas fichas puestas en lo que es el interior del Frente Para la Victoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here