Washington, D.C.
26 de julio 2012

Estimado Representante / Senador:

Me dirijo a usted en relación a la campaña de difamación en contra de Argentina, la cual se ha intensificado recientemente y está encabezada por el Sr. Robert Shapiro en nombre de American Task Force Argentina (ATFA), entidad respaldada por los fondos buitre NML y EM Ltd.

Su único propósito es confundir a los responsables de las políticas, así como al público en general al generar la falsa impresión de un gobierno caracterizado por una mala gestión de todos los asuntos, y de un país en decadencia, ya que como afirmó Paul Singer (que controla parte de NML Fund): ”Nuestro objetivo principal es encontrar casos de bancarrota donde nuestra capacidad de controlar o influir en el proceso es lo que determina el valor”. Los fondos buitre sólo tendrán esa capacidad si los responsables de las políticas se basan en la imagen del país que estos fondos han construido a través de la manipulación de la información.
Los ataques de los fondos buitre representan un esfuerzo desesperado por salvar una maniobra especulativa e imprudente desde el punto de vista financiero. Sus intereses egoístas van en contra de los ciudadanos estadounidenses. En efecto, el Sr. Paul Singer hizo una fortuna a través de instrumentos financieros derivados, uno de los causantes de la crisis financiera de 2008 en Estados Unidos. El ejemplo del señor Kenneth Dart (EM Ltd. Fund) resulta aún más evidente: renunció a su ciudadanía estadounidense y estableció su domicilio legal en las Islas Caimán con el fin de evitar el pago de millones de dólares en impuestos.

El Federalista N º 10 se refiere a la inestabilidad y la confusión ”… que algunos ciudadanos … unidos y motivados por un impulso común de pasión o de intereses, en forma adversa a los derechos de los demás ciudadanos, o a los intereses permanentes y conjuntos de la comunidad” pueden introducir a la esfera pública. James Madison acertadamente aclaró que en lugar de controlar las causas por las cuales se forman estas facciones, la mejor manera de curar el mal de estos grupos es mediante el control de sus consecuencias, al permitir que la mayoría, protegida por el principio republicano, derrote sus ideas en nombre del bien común.

Soy consciente de los retos que implica servir al bien público. Entiendo asimismo que derrotar intereses especiales para favorecer el interés general supone un difícil proceso de toma de decisiones. Teniendo en cuenta que este proceso precisa información veraz, desde mi llegada he mantenido un diálogo constructivo con los miembros del Congreso de los Estados Unidos, que no han permitido que estos intereses espurios dicten cómo deben actuar.

Gracias a este diálogo, hemos puesto en evidencia cuáles son los verdaderos intereses de los fondos buitre, así como los esfuerzos realizados por Argentina a lo largo de la última década para cumplir con sus obligaciones. Argentina llegó de común acuerdo a una solución con respecto a 92% de su deuda. Por otra parte, más del 90% de los reclamos presentados ante los tribunales estadounidenses contra Argentina corresponden a ciudadanos no estadounidenses o entidades privadas. La mayoría de los reclamos provienen de los fondos buitre, que no están interesados en hallar una solución viable.
Los fondos buitre no han tenido éxito en sus esfuerzos especulativos. Eso dice mucho acerca de la solidez de los principios y valores estadounidenses, y muestra no sólo lo aislados que están estos fondos, sino además es evidencia del compromiso y los esfuerzos que ha hecho Argentina para cumplir con sus obligaciones, sobre la base de la equidad y la no discriminación.

Por lo tanto, espero poder seguir trabajando con usted para el beneficio de nuestros pueblos.

Atentamente,

Jorge Argüello
Embajador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here