Dolarismo patriota

Si cada vez que se cotiza más alto aunque los que trabajan sean amenazados a cotizarse menos, te recorre un goce primordial, se te agradece hermano la filantropía.

Si deseas opositoramente que el dólar ponga de rodillas al peso, si te satisface la suba en la pizarra negra en cambio del fruto laboral, glorificado seas por los mercaderes. Y si sientes que por fin, el Estado y el gobierno vuelven a someterse a la razón del dólar razonable en vez de jugar a la sinrazón de querer aprisionarlo con un cepo, que tu autoestima se inflame globalmente y renuncie al cándido soberanismo folklórico.

Si el dólar es tu credo más hondo y ancestralmente argentino, si piensas que nos tiene cautivos y es inútil tratar de salir del cautiverio, será que ser argentino y libre es otra cosa mejor, que desconoces.

Si te gusta más correr por el dólar que por pararte a pensar y ayudar a detenerlo; si aunque sea te gusta ser un polizón barato en el cuantioso crucero financiero; si siendo un cordero eliges los gustos del lobo, no hay ideología que te rescate. Tu adicción es tan irresistible que apenas te ponen un grumo de dólar alto en las papilas gustativas te cagás en la patria y en el otro.

El dolarismo no duele por el dólar, duele por el dolor apátrida que lo produce.

Fuente: DiarioRegistrado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here