El trabajo señala que el primer aspecto no parece problemático, ya que de asegurarse el crecimiento de la inversión, el PBI podrá continuar una expansión a tasas elevadas. Respecto a los incrementos de precios, señala que si bien deben considerarse una señal de atención, no muestran niveles que sugieran una situación de descontrol.
Explica, además, que en las condiciones actuales la inflación sería la consecuencia de efectos especiales, entre los que se destacan los cambios de precios relativos que están ocurriendo y que pueden asociarse con el acercamiento a una economía de pleno empleo.
De todos modos, advierte que el problema inflacionario ”requiere tratamiento inmediato”. Esto, porque afecta principalmente a los sectores que perciben ingresos fijos -generalmente ubicados en los estratos de menor ingreso y riqueza-, y por la posible formación de una espiral inflacionaria que genere un cuadro de inestabilidad de precios relativos, capaz de convertirse en un factor de desaliento a la inversión.
En este marco, el pronunciamiento indica que para salvaguardar el proceso de crecimiento y la capacidad adquisitiva de los sectores menos favorecidos, es necesario que el Estado asuma un rol activo de arbitraje. Y propone cinco ejes rectores en los que deberían fundarse las medidas para una acción positiva en esa línea:
a. Aceptar la existencia de una arista problemática en el comportamiento de los precios e intervenir en ella.
b. Enfrentar esa situación sin omitir ni vulnerar la información correspondiente (”Situaciones como las que vive hoy la institución rectora de la estadística económica y social en Argentina no deben reiterarse bajo hipótesis alguna”).
c. El sector empresario puede y debe adoptar comportamientos que no sean disruptivos con el colectivo social (”Ganar en cantidad y no en precio”).
d. Las negociaciones con el sector laboral deben incluir compromisos para la formalización del empleo no registrado.
e. Que el Estado actúe en una negociación con los sectores con capacidad de formación de precios para lograr una conformación estable, sin perjuicio de aplicar medidas de defensa de la competencia.
El texto concluye: ”La mayor oferta de bienes y servicios es la mejor arma contra la inflación; para ello, no debemos reiterar errores del pasado basados sobre recetas de ajuste que tan perniciosas han sido para la economía argentina y principalmente para la mayor parte de su población”.
Descargar el documento completo en:
http://www.unc.edu.ar/seccion/novedades/2007/junio/documento-del-plan-fenix-inflacion-y-crecimiento

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here