Concepto de lumpenproletariado para principiantes

 

A la monarquía burguesa de Luis Felipe sólo puede suceder la república burguesa ; es decir, que si en nombre del rey, había dominado una parte reducida de la burguesía, ahora dominará la totalidad de la burguesía en nombre del pueblo. Las reivindicaciones del proletariado de París son paparruchas utópicas, con las que hay que acabar. El proletariado de París contestó a esta declaración de la Asamblea Nacional Constituyente con la insurrección de Junio, el acontecimiento más gigantesco en la historia de las guerras civiles europeas. Venció la república burguesa. A su lado estaban la aristocracia financiera, la burguesía industrial, la clase media, los pequeños burgueses, el ejército, el lumpemproletariado organizado como Guardia Móvil, los intelectuales, los curas y la población del campo. Al lado del proletariado de París no estaba más que él solo*. Más de 3.000 insurrectos fueron pasados a cuchillo  (C. Marx. ”El 18 Brumario de Luis BonapartE)
En el análisis político, el concepto de lumpenproletariado (o lumpenproletariat) se ignora con demasiada ligereza. Si se revisan libros pro- y anti-globalización denota que el término es absolutamente ignorado. Es una pena, porque creo que es un concepto que puede explicar muchas cosas a varias personas e iluminar bastantes ha algunas otras.

El objetivo es llamar la atención sobre el tema, a ver si algún sociólogo, economista o politólogo, con más competencia pueda atreverse a escribir un ensayo serio sobre el lumpenproletariado o el neo-lumpenproletariado. El lumpemproletariado (algunas veces escrito lumpenproletariado) es un término de origen marxista, con el que se designa a la población situada socialmente por debajo del proletariado, desde el punto de vista de sus condiciones de trabajo y de vida, formado por los elementos degradados, desclasados y no organizados del proletariado urbano, así como aquella parte de la población que para su subsistencia desarrolla actividades al margen de la legalidad (delincuencia, corrupción, prostitución, etc).

Esta clase social, moldeables y dóciles al servicio de los mandos del neoliberalismo, ha sido considerada tradicionalmente por el marxismo como carente de conciencia política e inútil, y susceptible de servir de punto de apoyo a la burguesía explotadora del hombre.

La Real Academia Española (RAE) clasifica al lumpemproletariado como ”la casta social más baja sin consciencia de clase.”

El término deriva del original en alemán, ”lumpenproletariat”, propuesto por Karl Marx y Friedrich Engels en su trabajo ”La ideología alemana” (1845). Marx sostenía que en los acontecimientos históricos que habían conducido al golpe de Luis Bonaparte en 1851, el proletariado y la burguesía habían actuado de manera productiva y progresista, mientras que el ”lumpenproletariat” se había mostrado improductivo y regresivo. Según Marx, el ”lumpenproletariat” no tenía ningún motivo para participar en la revolución, e incluso pudo tener de hecho interés en preservar la estructura de clases, porque los miembros del ”lumpenproletariat” dependían a menudo de la burguesía y de la aristocracia para su supervivencia.

Es lugar común considerar que el lumpenproletario pertenece a la sección de la población con menos ingresos. No obstante, hay excepciones. Un lumpenproletario que haya progresado y ascendido en la escala de ingresos, puede tener hijos que, no obstante, piensan y sienten como lumpenproletarios. Podría llamárseles lumpenburgueses.

Su sentimiento colectivo es menor que cero. No sienten que la sociedad les deba nada ni ellos deben nada a la sociedad. Su individualismo no tiene límites, más allá de los estrictamente familiares o que afecten al clan. Caen en lo antisocial con facilidad. Si algún día tienen la tentación de ideologizarse, se sentirán cómodos bajo el paraguas neoliberalismo y se aferrarán al partido que, según circunstancias, defienden tales ideas. Históricamente, en cambio, su preferencia ideológica es el fascismo. Por eso tambien se pueden sentir atraidos por partidos que naden entre ambas aguas: la fascista y el neoliberalismo.

No aspiran, por tanto, a que la sociedad mejore. Aspiran simplemente a mejorar ellos, y si es a costa de la sociedad, mejor. Así, de paso, se vengan de un entorno al que consideran hostil. La preocupación por el futuro es mínima. Ni siquiera votan. Si pueden, no pagan impuestos y se saltan todos los trámites que los ciudadanos normales deben realizar (por ejemplo, sacarse la licencia de conducir, pasaporte,etc). Además, presumen de ello y se consideran muy listos por actuar así.

Ciertos “trabajitos” (saqueadores por encargo, caceroleros premiun,   apretadores, dealers…) han sido creados a propósito para ellos, y sobreviven gracias a ellos. Aquí algunos pueden ver una contradicción ¿cómo un ser tan individualista puede pasar a formar parte de un cuerpo disciplinado? En realidad no hay tal contradicción. El individualismo de los lumpen no es ideológico es una consecuencia de un miserable instinto de supervivencia y despojado de cualquier afán de autorealización o de mejora personal. Estos lumpemproletario se unen a otros grupos de desclasados de la misma forma que los chacales forman manadas. Son seres individualmente cobardes, actuan en grupo por el cual se sienten más protegidos. Esa sensación de protección se incrementará cuanto más desestructurado sea el entorno (social, familiar).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here