Notas relacionadas

{loadposition user11}

Por: Carlos Marino

 

Ex profesor cátedra Análisis Arte Escénico en el Video Periodistico Televisivo

Universidad Técnica Particular de Loja Ecuador

 

“La inquietud, la ansiedad, el deseo impacienteparecen rasgos característicos de la cultura de prisa.


De hecho una de las consecuencias más evidentes de la prisa es la impulsividad, que consiste en la supresión del estadio de reflexión entre la volición y la decisión, entre el deseo y la ejecución.


La velocidad y la prisa imponen actitudes de atolondramiento y una toma de decisiones cercanas a la improvisación”

Joan Ferrés – Educar en la cultura del espectáculo

 

Las corporaciones usan como núcleo de sus demandas estrategias mediáticas que inciden en lo cultural y social, imponiendo una memorándum de información que se transforma en agenda política, y desde allí imponen sus necesidades económicas; aparejada a una inmoral concentración de la riqueza, en la que se benefician solo unos pocos por encima de las necesidades de la población y de los que menos recursos tienen e inclusive sobre los gobiernos democráticamente elegidos.

 

Para las corporaciones mediáticas su mensaje es “verdad DIVINA” y las opiniones son sostenidas por los espacios institucionales que ellos respetan y tienen el valor de verdades de absolutas.

 

Santifican las voces que son consideran poderosas, contando como cómplices: a personaje de la farándula, deportistas, grupos de políticos a fines a sus intereses, autoridades de distintas iglesias-fundamentalmente de la católica-, quienes comúnmente se puede confundir con el staff de esos medios, ya que son permanentemente invitados en sus distintos programas.

 

La producción y sostenimiento de estereotipos como política de información, algunos de los cuales ya han sido probados en otros países a los que las corporaciones admiran o de quienes suelen ser socios u obsecuentes admiradores.

 

La noticia se presenta, desde una perspectiva escénica, con caras bonitas- algunas de ellas provenientes del ambiente actoral o modelaje- teatrilazada, donde la imponen desde una neutralidad imposible de enmascarillar, intensificando la intolerancia con una lógica binaria donde siempre hay un lado positivo (el de ellos) y uno negativo (el de los otros), argumentando que estos últimos son los que promueven los que ellos mismos incentivan.

 

En la política corporativas de los medios se usa el recurso de la edición y de los efectos, para presentar la noticia abusando de esta técnica cinematográfica para presentarla lo mas alejada de la realidad posible, donde lo ficcional, como un boomerang vuelve a parecerse a la realidad ante los ojos del espectador desprevenido.

 

La frontera de lo insalubre se plantea bajos los mismos canones que ellos defienden “la familia unita”, para la cual construyen espacios que la disocian con espacios diferenciados, imponiendo una lógica de guetto.

La reconstrucción del estadio de reflexivo y el ejercicio de la lectura crítica de los medios corporativos y de los materiales que ellos producen es imprescindible para enriquecer: el conocimiento, la maduración de los niveles de participación, profundizan el debate y democratizan la opinión de las personas y los contenidos de los medios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here