¿Qué pasó en el Senado?

El miércoles se vivió en el Senado de la Nación un hecho que va a quedar en la triste historia del país, y que en el presente y futuro va a ser material permanente de debates. En el mismo se materializó el “pacto anti K” que venía pergeñándose en distintos despachos y cafés de la capital y el país. Todos juntos contra Kirchner: “Vencedores y vencidos” de otras épocas, “torturados y torturadores” juntos, “explotadores y xplotados”………………………

“Los que quieren a Videla y los que NO”, al decir de Eduardo Duhalde comenzaron a avanzar el “proyecto Anti K”, un verdadero rejunte, que bien podríamos decir Bolsa de gatos.

¿Es posible este rejunte?

..o bolsa de gatos, como decíamos anteriormente?: Desgraciadamente la historia de nuestro país está plagada de ejemplos de este tipo. De un lado y del otro hay sobrados ejemplos de “pactos anti”, para destituir gobiernos o ayudar a golpes militares, a saber:

– A mediados del siglo pasado, Juan Domingo Perón sufrió la unidad de todos los sectores, casi un calco de lo que sucede actualmente, para enfrentar su gobierno en la tristemente conocida “Unión Democrática”, impulsada por operadores políticos de la Embajada de EEUU. Como corolario de esta Unión, se logró debilitar al gobierno de Perón hasta que se crearon las condiciones para el golpe de Estado de 1955.

– Algo similar sucedió en el golpe de estado de 1976, cuando muchos partidos políticos denominados “progresistas” justificaron por notas escritas el golpe de estado de Videla, ni hablar de los partidos conservadores.

– Alfonsín sufrió sobre el final de su mandato maniobras de tipo destituyente donde confluyeron los partidos de la oposición, inclusive el peronismo, que lo obligó a tomar la decisión de abandonar el gobierno meses antes del final del mandato.

– El débil gobierno de Fernando De la Rua también sufrió maniobras de sectores de la oposición que alentaron el descontento popular, con saqueos en el Gran Buenos Aires.

En definitiva, la oposición Argentina tiene una tradición golpista o destituyente, demostrada claramente a través de la historia y en esto no se salva ninguno. En distintas etapas, los unos y los otros fueron participes. Mucho nos llamó la atención días atrás cuando el Presidente de Uruguay Pepe Mujica convocó a empresarios de la región a invertir en su país, que en la misma estaba acompañado por 2 ex Presidentes de otros partidos, algo impensado en nuestro país.

Desgraciadamente, el saldo de estos procesos siempre es el mismo, las mayorías (o sea nosotros) terminamos pagando los platos rotos, mientras los sectores privilegiados se quedan con las ventajas económicas y de poder. Lo patético para el sector político es que todos terminan criticados por estos hechos, algo que la Presidenta de la Nación manifestó en el discurso inaugural ante la Asamblea Legislativa: “Cuando la gente se cansa no distingue entre oficialismo y opositores, no sabe que votó uno y que votó otro, nos quiere matar a todos”.

¿Por qué “Proceso de Reorganización Nacional”?

Me decidí por este título porque muchos términos e imágenes me recordaron esa época.

– Los títulos de los diarios indicaban que “La oposición tomó el control del Senado”…. En el ´76 se aseguraba que “La Junta Militar tomó el control operacional del país”.

– Tomar el control, significa que hay algo descontrolado y verdaderamente en nuestro país puede haber diferencia de criterios en cuanto al manejo del gobierno, pero no hay descontrol. Todo lo contrario, se ha logrado sortear una de las crisis más importantes de la historia en forma llamativa.

– Por otro lado, la imagen de una “Junta de Legisladores” fijando la agenda de los próximos días y tomando decisiones drásticas en pocos minutos, como por ejemplo el rechazo al pliego de Mercedes Marcó del Pont al frente del Banco Central fue lo más parecido a la “Junta de Comandantes” tomando el poder del gobierno y emitiendo los primeros “Comunicados”

– Al igual que en todos los golpes militares, siempre hay sectores de la sociedad que tratan de imponer una sensación de “descontrol”, “inseguridad”, “injusticia” o simplemente “bronca” en la gente que obre como caldo de cultivo ante el golpe. En este aspecto, los medios de “comunicación” cumplen el rol estratégico claramente.

La forma de gobierno Argentino

La forma de gobierno de nuestro país es Presidencialista, no es de tipo Parlamentario, por lo tanto el Presidente es quién gobierna y elige a sus colaboradores y son los legisladores los que controlan. De ninguna manera se puede aceptar que sea la oposición la que nombre los integrantes del gabinete, caso contrario se puede inferir que estamos ante un golpe institucional, o al filo del mismo.

Si esta situación se profundiza y se repite en la Cámara de Diputados en el horizonte político se observan dos posibilidades:

– Un gobierno debilitado y entregado definitivamente a los poderes económicos (que son en definitiva los que potencian este movimiento opositor)

– La renuncia de la Presidenta de la Nación para que tome el mando “simbólico al menos” Julio Cobos. Lisa y llanamente un golpe institucional de los tantos que tenemos en el haber los argentinos.

En este marco de situaciones se entiende claramente la tozudez de Cobos de no renunciar ante el pedido de oficialistas y opositores, inclusive muchos inocentes radicales que no comprendían la situación.

¿Por qué no esperar al 2011?

Lo que algunos se preguntan es por qué el apuro ¿Por qué no esperan hasta el 2011?, si de acuerdo a los sondeos el Kirchnerismo no supera el piso del 30% de aceptación.

– Primero porque los sectores privilegiados de nuestro país no están dispuestos a seguir perdiendo “grandes negocios” como el fútbol, las AFJP, la concentración monopólica de medios, etc

– Segundo: Este gobierno ha comenzado transformaciones importantes (para los sectores de izquierda son pocos, para los de derecha son excesivos) y los sectores privilegiados de la economía no quieren correr el riesgo de que se consoliden los procesos y en el futuro sea imposible sacarlos del poder.

Lo que se entiende y lo que no se entiende de esto:

– Se entiende porque Julio Cesar Cobos no renunciaba a la Vice presidencia, aún ante el pedido de sus correligionarios.

– Se entiende porque el gobierno aprobó a toda costa la Ley de servicios Audiovisuales, a sabiendas que con este Congreso no lo lograría, continuando con la Ley de Videla. También se entiende por qué el monopolio multimediático quería que lo tratara este congreso con un “debate mas profundo”.

– Si se entiende porque ahora los sectores golpistas se convierten en “democráticos” aceptando a los sectores minoritarios de izquierda y centroizquierda.

– No se entiende como la oposición se prende en estos pactos oscuros, sabiendo que mañana puede acceder al poder y, serán sus circunstanciales socios los que golpearán la gestión.

– No se entiende porque los sectores “progresistas” de centroizquierda se prestan a estas movidas, sabiendo que van a ser los primeros desalojados cuando comience la cosecha y terminan haciendo el “caldo gordo” a la derecha.

– Algunos no entienden porque Duhalde, Menem y el Peronismo disidente apoyan la movida, sabiendo que el poder puede caer en manos de radicales. Lo que si saben ellos es como hacer caer con el mismo remedio a un gobierno radical débil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here