Las preguntas son muchas, podemos comparar gestiones, temperamentos, suerte tal vez, pero lo cierto es que mientras que Celso Jaque decae ante la opinión pública del mendocino promedio, Julio Cobos sube estrepitosamente hasta lograr la atención de casi todos los medios, los más opositores y los más oficialistas.

 

Claro está, que de por medio se está tratando una ley muy sensible para la prensa, y sobre todo para los grandes grupos. Seguramente todo esto ayuda un poco a que Cobos, aproveche las circunstancias, sin jugarse demasiado, diciendo que hay que reformar la ley –no podría decir lo contrario porque la actual viene de la dictadura- pero sin ofender ni tocar a los grandes grupos, que implícita o explícitamente resaltan su imagen, porque les conviene.

 

Por otro lado, Celso Jaque, tratando de sobrevivir en una provincia que no aprueba su gestión, no porque no haga nada, ciertamente se puede comprobar que en dos años, el malargüino ha realizado mas obras que muchos de sus antecesores. Parece que no logra “levantar vuelo” como reza el nuevo slogan de su gestión.

 

¿Qué quieren los mendocinos?

 

Si miramos para atrás, nos encontramos con la gestión del Cleto. No se puede decir mucho de esos 4 años. La remodelación de parte de la Ruta 7 (con fondos de la Nación como producto del acuerdo Cobos-Kirchner) como lo más positivo, pero con grandes “baches” en educación, seguridad, y obra pública casi inexistente en general.

 

La llegada de Jaque, fue con una promesa de mejorar la seguridad, algo que no pudo lograr en casi dos años. Eso le salió caro, redujo su imagen hasta el punto de ser una de las más bajas comparada con la de sus antecesores, y quedó como un mentiroso. Posiblemente, todo eso lo llevó a recluirse en el cuarto piso, casi sin hablar con la prensa, -mas allá de costo casi extorsivo de “lo que cuesta” hablar con algunos medios- sin una política de comunicación coherente con su gestión, que no logra hacer que los mendocinos “vean y escuchen” que hace este gobierno.

 

La pregunta es ¿Qué tenía el Cleto? Y ¿Qué no tiene el petizo?

 

¿Carisma? No, los dos demostraron que podían “enamorar” a los mendocinos y llegaron a ser gobernadores de una de las provincias más exigentes en cuanto a política.

 

¿Gestión? Tampoco, la gestión de Cobos en cuatro años de gobierno no se puede decir que fue mejor que la de Jaque en dos.

 

Cobos no hizo mucho, pero estuvo con la gente, Jaque también lo hizo, pero durante la campaña, no después de asumir. Parece que el poder absorbió esa figura de pueblerino –que no desagrada a la mayoría de los mendocinos- y que lo llevó a ocupar el sillón de gobierno.

 

Cobos hablaba con la prensa, explicaba lo que hacía. Jaque no habla, y cuando lo hace, se pelea, parece haber heredado esa extraña forma de comunicarse del poder K.

 

Hoy, Cobos sigue haciendo lo que mejor le sale, relacionarse, encontrar la oportunidad, “leer” a la sociedad. Eso es cuestionable porque nadie conoce sus convicciones, habrá que ver si las tiene, aparentemente lo que mejor sabe hacer, es ir detrás de los problemas y encontrar la oportunidad de ser noticia.

 

Por MendozaOpina

Opinión tomada del análisis de cientos de lectores que comentan nuestras notas y envían sus opiniones a notas@mendozaopina.com o dejan sus comentarios al final de nuestros artículos.

Jaque no encuentra el rumbo, no de su gestión, eso lo sabe hacer, cualquiera que analice con cierto grado de profundidad, se dará cuenta de que el “Celso” es un trabajador incansable, casi nadie lo niega. Entonces ¿Por qué no tiene aceptación? La respuesta no es compleja, porque no se relaciona, o no lo dejan, aunque eso no es excusa.

 

¿Qué quieren los mendocinos? Saber que hace el gobierno que votaron, escuchar y ser escuchados. No es mucho.

 

 

Dejanos tu opinión

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here