CARTA ABIERTA a Greta Thunberg y a los jóvenes de Argentina

por Jennifer Ibarra *

¿Qué tiene de diferente el reclamo de Greta Thunberg al reclamo que hacen otros jóvenes en Mendoza y en la Argentina?, al de los activistas, asambleas, o en mi caso al mío como líder de una organización de 28 años de antigüedad cuando Greta aún no había nacido?
Nada. Su reclamo no tiene nada de diferente, el reclamo es el mismo y los nuestros no reciben ni la decima parte de la cobertura periodística que recibe esta niña.
En buena hora y bienvenida seas Greta, para poner incómodos a muchos. Pero ¿qué tiene ella que no tenemos nosotros además de su juventud y belleza? , cosa que ya hemos perdido de tantos años, de toda la vida puesta en la causa. Para empezar vive muy lejos, a miles de kilómetros, entonces no molesta aquí y da la nota de color, como se dice en la jerga periodística. Es cándida, y hasta da ternura la forma en que brinda sus discursos mientras los poderosos la miran de refilón, por atrás de sus espaldas haciéndose los desentendidos.
Greta tiene de diferente que ha llegado en un momento y contexto diferente, cuando ya todos tenemos la soga al cuello, cuando la Madre Tierra tiene la soga al cuello. De nada valió la Eco 21 con su agenda, los objetivos del milenio y ahora los hipócritas Objetivos del Desarrollo Sostenible, porque se han seguido reuniendo una y otra vez gastando fortunas para seguir pateando la pelota, cambiar el nombre a los objetivos y volver a reescribirlos para luego darse cuenta de que no llegan y de que tienen que volver a reunirse. Pero además, se suma la perversa hipocresía de hablar de los ODS mientras decretazo tras decretazo, sin consulta, sin estudios, transgrediendo leyes, aprueban cateos mineros, pozos de petróleo no convencional (fracking) aunque no haya licencia social, tratan de voltear la ley 7722, o de la noche a la mañana autorizan la importación de basura incluidos desechos nucleares, construyen centrales nucleares, habilitan represas que destruyen ríos y generan conflictos sociales (pero de eso se trata, de hacernos pelear entre nosotros). Se sigue desmontando para monocultivos, nos siguen fumigando las cabezas. O siguen apañando bases militarizadas de Chinos que ni ellos saben qué están haciendo. Y no nos olvidemos ce la violencia y desigualdad de género.
Les han hecho creer a los jóvenes durante años y años que ellos eran y son la esperanza. Lo escuché una y mil veces en discursos de políticos y funcionarios. Nunca compartí ese pensamiento. Y saben por qué? porque los jóvenes son el ahora. Ellos están viviendo aquí y ahora en esta porquería de lugar en el que se los ha recibido, con megaminería, fracking, agrotóxicos que ya tienen metidos en la sangre, ogm, cambio climático, alimentos industrializados, un mar agotado e inmundo, napas freáticas inservibles, incendios, extinción de fauna, flora y ecosistemas completos, extinción de pueblos originarios, consumismo y mas consumismo y cientos de cosas que me olvido.
¿Por qué deben ser los jóvenes los que arreglen todas las cacas y porquerías que generaron los decisores, quienes no entienden que la economía debe ser un subsistema de la ecología? Es una falta de respeto, irresponsable, cruel y aberrante pedirle a los jóvenes que hagan lo que los adultos no hicieron y que además empeoraron vertiginosamente en los últimos 40 años, cuando Greta aún no había nacido. Es obligación de los adultos dejarles ya mismo un mundo habitable, y por eso está bien que reclamen, y que se planten, y que falten al colegio. Y no digan que con esto hago apología al delito o a la anarquía. Ahora, si apoyar una causa y acompañar es un delito, vamos mal. Y es seguir sin querer reconocer que se la echaron. Háganse cargo en vez de hacer cacería de brujas porque los jóvenes decidieron hacer una huelga mundial por el calentamiento global y faltar un día al colegio. No subestimen a los jóvenes. Ya dejen de faltarles el respeto
¿Saben que´? A ustedes les da miedo. Les tienen miedo a los jóvenes, y me encanta que así sea. Lo disfruto.
Chicos, jóvenes, a ustedes les digo que cuentan con mi apoyo y acompañamiento, porque se están enfrentando a políticos analfabetos ambientales, a funcionarios analfabetos ambientales, a empresarios analfabetos ambientales, a gremios analfabetos ambientales, periodistas con anteojeras analfabetos ambientales, justicia analfabeta ambiental y lo que es peor es que a eso se suma la arrogancia, la codicia angurrienta sin límites, el egoísmo, la falta de solidaridad y empatía de toda esta gente que nos quieren imponer cómo vivir, qué aire respirar, qué comer y qué agua tomar..
Por supuesto que hay excepciones y hay personas que hacen la diferencia, sino no estaríamos aquí y lógicamente, no es para [email protected] este mensaje, pero ¿Cómo puede ser que una y otra vez , a todos estos analfabetos ambientales, tengamos que seguir adjuntando pruebas de lo que decimos y reclamamos, demostrando una y otra vez, fundamentando una y otra vez, proponiendo alternativas una y otra vez, ejemplificando una y otra vez, haciendo propuestas una y otra vez y mil veces, entregando cientos de miles de firmas. Señores y (lamentablemente) señoras, qué parte del NO, no entienden? Tengo la respuesta a esto chicos, y nunca se olviden de esto:
«Es muy difícil que alguien entienda algo, si su salario depende de que no lo entienda» (Upton Sinclaire)
Entonces como no lo van a entender, esto lo arreglamos nosotros con ustedes y ahora, ya. Se arregla de abajo hacia arriba, con nuestras acciones, con nuestras propuestas, ocupando lugares, ejerciendo nuestros derechos, y siguiendo con nuestros reclamos en todos los estamentos, foros y en la calle. No se dejen amedrentar. No dejen que los callen. Hay que seguir saliendo, hay que seguir marchando.

  • Med. Vet. Jennifer Ibarra-Pte Fundación Cullunche, por la conservación del ambiente, la flora y la fauna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here