Por Eugenio Pablo Tigani Eugenio Pablo Tigani

Entrevista exclusiva por Natalia Kidd

El objetivo que se ha planteado el Gobierno de Cristina Fernández es lograr en 2012 que el país suramericano salga de la ”zona roja” de saldo negativo en su balanza comercial de automóviles, que el año pasado arrojó un déficit de 6.000 millones de dólares.

Para lograrlo, en marzo pasado las autoridades argentinas anunciaron que las empresas automotrices que operan en el país sólo podrían importar automóviles por el mismo valor de los vehículos fabricados en el país que lograsen exportar.

El anuncio causó particular preocupación entre empresas del sector sin fábricas en Argentina, que se dieron a la tarea de buscar alternativas para poder seguir vendiendo autos a este país.

Así, el grupo argentino Pulenta se comprometió a exportar desde Argentina vinos y productos olivareros para poder importar automóviles de lujo de la alemana Porsche, que no produce autos en Argentina.

Otro ejemplo de este tipo es la coreana Hyundai, que exportará desde Argentina cacahuetes, vinos, biodiesel y harina de soja por al menos 157 millones de dólares para poder compensar en parte sus ventas de autos al mercado argentino.

”Esto es ingenio, es heterodoxia pura. No es algo maravilloso desde el punto de vista de la teórica libertad de los mercados, pero funciona. No es lo ideal, pero lo ideal es enemigo de lo bueno”, dijo hoy a Efe el economista Pablo Tigani, de la consultora Hacer.

El experto apuntó que, dentro de esta estrategia, por ejemplo, Hyundai, ”sin darse cuenta, está siendo usada para oficiar como un vendedor de productos argentinos en Corea, evitando las costosas y no siempre plenamente fructíferas misiones comerciales”

luego TV para todos, EFE
Buenos Aires
hace 4 minutos

La presidenta argentina, Cristina Fernández, lanzó hoy ”Televisores para todos”, un plan que propone incentivar la venta de este tipo de aparatos a bajo precio y con financiación.

”El Gobierno sigue estimulando el consumo. El Ejecutivo cree que hay que mantener vigorosa la demanda agregada y que, en la medida de que el déficit fiscal no sea un escándalo y que la expansión monetaria no sea extravagante, tener algún nivel de inflación es preferible a desacelerar la economía”, dijo hoy a Efe el economista Pablo Tigani, de la consultora Hacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here