Asesinato del Senado de la Nación

Por Emilio Vera Da Souza

Ellos mismos lo han hecho.
Es como un suicidio por accidente.
Los propios integrantes se han producido una herida mortal.
Desangran la miseria de la historia de la que son únicos responsables y no tienen remedio.

La impunidad y el desparpajo conque han lucido sus ideas de oscurantismo, de pensamientos ausentes de claridad, faltos de datos objetivos, llenos de incomprobables cifras, carentes de conocimiento, ausentes de inteligencia, faltos de formación y desnudos de realidad.

Son ignorantes pero soberbios.
Son malos pero bobos.
Son retrógrados pero impunes.
Son egoístas pero también avaros.
Son representantes de algo que desconocen.
Son superficiales pero arrogantes.
Son inmorales pero limpitos.
Hablan de los pobres desde la cumbre de la opulencia.
Hablan de sentidos comunes y quieren ser originales.
Son pragmáticos pero atolondrados.
Y ahora han quedado al descubierto. Les costará un poco más convencer para lograr mantener sus privilegios de clase.
Se han puesto en evidencia.
Y de algunos lugares, ya no se puede volver.
Ahora pagarán el precio de su impostura.
Se pusieron solos en la vidriera y como oferta de ocasión, son innecesarios… y caros.

LEÉR MÁS  ¿Quién es el actor que será denunciado por abuso de una menor?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here