Por Marbelys Mavárez Laguna – www.aporrea.org

Disculpen, ¡una reelección histórica¡ No hay duda de ello. Son muchas las razones que las hacen tal. La primera, a mi juicio, es que se trata de una Campaña en la cual el candidato-Presidente ha puesto más de las energías humanamente posibles. Ha puesto en la Campaña lo que ha inyectado a su Gobierno, una verdadera praxis revolucionaria, atendiendo las necesidades del pueblo. La consecuencia inmediata y visible ha sido lograr incorporarse en las emociones, en los deseos y sentimientos de la gente. Y de verdad que tanto la emoción, como el deseo y los sentimientos conducen a que hagamos hasta lo insospechado. Eso quedará demostrado el domingo 7 de octubre.

Pero además Chávez ha incidido en la racionalidad del pueblo. Ha puesto a hablar, a debatir, a deliberar, tanto a rojos como a los no rojos. A pobres (antes invisibilizados y neutralizados por la vía de la fuerza. Bajo esta óptica, Max Weber se daría un banquete con su teoría represora del Estado) y a ricos (quienes en la Cuarta República se dedicaban de forma unívoca a amasar sus fortunas).

Sin duda, esta Campaña ha sido sui géneris. Incluso, con la sinceridad que debe privar en estos casos, un tanto incomprensible, pues no puedo entender cómo Capriles Radonski puede contar con el respaldo de 3 millones de personas… O quizás un poco más. Mi racionalidad no encuentra explicación para ello.

Pues bien, volviendo al tema, esta Campaña ha sido singular porque Chávez ha debido redoblar esfuerzos, al combinar Gestión de Gobierno con lo que ha implicado esta Campaña: una ”campaña sucia” desde las filas opositoras. En este sentido el Comando que se hizo llamar Venezuela -nombre que le queda muy grande- ha sido audaz, en tanto ha incurrido en flagrantes errores y delitos, los cuales ha tratado como inexistentes desde el punto de vista mediático. Y aunque hay un sector importante de la población venezolana que ha adoptado una nueva forma de conciencia, que no se hace eco de los manipuladores de cerebro (los medios de difusión masivos), lamentablemente hay otro sector que aún cree ciegamente en la agenda y política editorial de algunos actores de los llamados medios de comunicación.

¿Por qué ha sido una Campaña histórica?, ¿por qué será una elección histórica?

Ofrecer los argumentos o razones que responden las interrogantes anteriores, implica ubicar la Campaña en un contexto polidimensional y holístico. No se puede concebir esta Campaña y las elecciones de forma aislada a lo que ocurre en el mundo, en nuestro Continente y en el país. Veamos:

Ubicar esta Campaña y elecciones en el contexto internacional: Actualmente, el mundo es víctima de un tsunami financiero, de una caída libre de sus economías generando recortes del gasto público, lo que se ha traducido en un tijeretazo en las partidas y erogaciones en materia educativa, de salud, de pensiones… Como efecto, acortando la vida de las personas y ofreciendo una condiciones realmente paupérrimas de existencia. De esta forma se han anulado las esperanzas y las posibilidades de vivir dignamente en Europa y en EEUU. Los ejemplos los tenemos allí: España, Grecia, Italia, Francia, en fin, tanto Europa como EEUU ha utilizado la política de asfixiar al pueblo para salvaguardar los intereses de una élite minoritaria: los grandes capitalistas dueños de las corporaciones internacionales… Una de las consecuencias de la unión de los países europeos es, precisamente, generar un efecto contagio o dominó. Porque el diseño de la globalización está hecho así: los males se diseminan como un virus. No los beneficios.
Menos aún cuando son sólo tres las instituciones que gobiernan la globalización: el FMI, el BM y la OMC. De manera tal que estos organismos, unidos al NAFTA (Área Norteamericana de Libre Comercio: México, EEUU y Canadá), al GATT (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio), al BID… han realizado una serie de promesas a los países en vías de desarrollo o a los países que atraviesan problemas de déficits fiscales, según las cuales luego de aplicar un conjunto de medidas económicas, se revertirán en una mejora sustancial de las variables macroeconómicas. No obstante, está demostrado: la globalización no ha cumplido con sus promesas (Stiglitz; 2002: 29). Sencillamente, no puede cumplir con ellas. Eso ha quedado claro en esta Campaña. No es juego ni retórica que un eventual Gobierno de la derecha acudiría a los organismos financieros internacionales con la pueril excusa según la cual el Presidente Chávez dejó una gran zanja fiscal, razón por la cual tendrían que tocar las puertas del FMI, del BM o del BID. Las consecuencias ya las conocemos. Un ejemplo lo representa el caracazo de 1989. ¡Recordemos conscientemente nuestra historia¡

En estas elecciones –o reelección- se debe recordar los efectos causados por los organismos internacionales o las instituciones globales:
Examinemos, pues: La llamada globalización no ha conseguido reducir la pobreza en América Latina, ni en los países del África. Tampoco en los países asiáticos. En la actualidad se teme en el mundo una implosión financiera, tal como ocurrió en los años de 1997 y 1998 cuando se dio la crisis de los países asiáticos. La realidad en el tablero global nos dice que las economías no resisten la aplicación de programas y medidas ajenas a su realidad: Grecia, Irlanda, Portugal, Islandia, Italia, España, Europa casi en pleno, muy a pesar de que se dijo hasta el cansancio que el proceso de Unión Europea los blindaría. No fue así. Es que no puede blindarlas, ya que se trata de programas elaborados por una tecnocracia elitesca, nada vinculada con el día a día de esos pueblos. Es una gran diferencia con lo que está ocurriendo en Venezuela. Eso explica la imperiosa necesidad de ser cada vez más independientes. Eso significa estar blindados.

También los invito a recordar la burbuja inmobiliaria y financiera del año 2008 en los EEUU, en la cual mucha gente quedó sin casas, muchos se suicidaron por no poder enfrentar la realidad de quedar en las calles y no fueron pocos los que adoptaron su atomóvil por casa… Los bancos ejecutaron las hipotecas en forma descorazonada. Es que el capitalismo es así, no tiene corazón, ni sentimientos.

Esta Campaña debe ser leída en el contexto de los actores nacionales:
Recientemente escuché a un profesor diciendo: ”¿Cuándo se ha visto a un rico ocupándose de los pobres? Esta frase contiene una verdad irrefutable, pues los intereses de la clase capitalista que se ha abrogado históricamente el derecho de apropiarse de los medios de producción y de la producción misma, posible al trabajo de la clase trabajadora, son precisamente esos: adueñarse de los resultados del trabajo en desconocimiento total de la condición humana de la clase trabajadora. Por ello Chávez ha reivindicado a los explotados de toda la vida otorgándoles unas pensiones cuyos aportes debieron ser hechos por quienes los explotaron. Esta es una expresión de la expoliación de la clase capitalista.

Precisamente, esos actores nacionales, la burguesía nacional, no ha comprendido que el pueblo venezolano ha venido cambiando. Que la conciencia en torno al hecho trabajo es otra. Que la pobreza es un mal en la que mucho contribuyó esa burguesía criolla, aliada de la burguesía internacional. Esto explica la recientemente descubierta alianza entre Capriles y Slim y por qué este mexicano de origen libanés está apostando al triunfo del majunche, tratando de generar zozobra en la población venezolana, a través de las entrevistas a venezolanos realizadas por la Compañía Teléfonos de México y en las cuales se manipula con la vida del Presidente para incidir sobre la opinión y consecuente decisión en las elecciones del 7 de octubre.

Lo anterior nos invita a leer con mayor detenimiento quiénes son los actores nacionales que se encuentran ejercitando la política (aunque realmente no han hecho Política). Capriles Radonski, por ejemplo, es hijo de Henrique Capriles García y Mónica Cristina Radonski Bochenek, ambas familias ligadas al mundo empresarial. Los Capriles (descendientes de holandeses y curazoleños), son propietarios de un emporio mediático, industrial e inmobiliario a nivel nacional. Su padre Henrique Capriles García es primo del fallecido Miguel Ángel Capriles Arcaya, máximo representante y propietario de la Cadena Capriles (Últimas Noticias, El Mundo, Líder, Urbe, Urbe Bikini, Dominical, Multicolor, entre otras compañías), mientras que su primo hermano, Armando ”El Pelón” Capriles es accionistas (heredero) y directivo de un medio de comunicación pertenecientes a la Cadena así como de otras empresas financieras y constructoras. El Circuito Radonski lleva el nombre del apellido de sus dueños… No creo que alguien con estos orígenes sepa leer y entender a los explotados y desposeídos de siempre. No lo creo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here