Es cierto que el gobierno actual construyó muchas escuelas, por lo que en la parte edilicia, al menos, su aporte es incuestionable. Pero no sucede lo mismo en el desarrollo de los conocimientos, en el afán por aprender y en la proyección hacia el mañana que debieran tener los niños una vez llegados a la edad adolescente.

Son muchas las preguntas que debemos responder los nacidos en esta tierra, ante las incertidumbres que esto acarrea. Tanto los padres, como los docentes, deberíamos preguntarnos:

¿Cómo haremos para reparar el daño que, por obra u omisión, todos le hicimos a la educación?

¿Qué futuro queremos para nuestros hijos?

¿Cuáles son las habilidades principales que tenemos que lograr que desarrollen?

¿Cómo haremos para tener en el futuro, científicos, sociólogos, filósofos, matemáticos, políticos, abogados, jueces, sacerdotes, religiosas, maestros y profesores, escritores, poetas, profesionales de la salud, y padres, comprometidos todos, con mucha vocación de servicio, así como muchas otras especialidades más, tan necesarias para el crecimiento de nuestra patria y de nuestro pueblo?

Hoy el educador debe concientizarse que tiene que educar para promocionar al ser humano; que es el antibiótico para la enfermedad social que nos aqueja; que es la sangre donada para un moribundo; la mano que auxilia; y el corazón que acoge al desvalido niño que, tarde o temprano, como ciudadano, abrirá los ojos a la vida y será mejor que en ese despertar no se asuste, sino que se disponga a empujar decididamente hacia una vida mejor para sí mismo y para el mundo que lo rodea.

Daniel E. Chavez Pje. Benjamín Paz 308 DNI: 12.161.930 Tel. 4331242 S.M de Tucumán

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here