Para Donald Trump, la victoria parece estar más cerca que nunca. Una encuesta le otorgó, por primera vez, un respaldo del 41% entre los republicanos, y otro sondeo reveló que la gran mayoría no sólo ya lo ve como su candidato: también cree que es su mejor carta para recuperar la Casa Blanca.

A días del inicio de las primarias, la semana próxima, en Iowa, Trump goza de un respaldo inédito en la batalla del Partido Republicano por la presidencia.

La solidez de la apuesta política del magnate inmobiliario quedó reflejada en dos encuestas. En una de ellas, del diario The Washington Post y la cadena ABC, seis de cada 10 votantes republicanos afirmaron que creen que será su candidato. En noviembre último, eran cuatro. Otro sondeo, de la cadena CNN y la encuestadora ORC, llevó el respaldo al empresario por primera vez por encima de los 40 puntos, hasta el 41%.

LEÉR MÁS  Tailandia: vieron un cocodrilo de tres metros cerca de la costa

Con estos números aún frescos, los republicanos volverán a debatir mañana, por última vez antes de Iowa, en un choque que promete ser mucho más ácido que los previos. Trump y su rival directo, el senador ultraconservador por Texas, Ted Cruz, pelean voto a voto en Iowa y han comenzado a atacarse con más frecuencia.

Los últimos sondeos terminaron por confirmar dos cosas: Trump es el candidato a vencer y ninguno de los ”moderados” que gozan del visto bueno del establishment -el cuarteto integrado por Marco Rubio, Jeb Bush, Chris Christie y John Kasich- ha logrado, aún, despegarse y marcar una clara diferencia respecto del resto. Ambas realidades siembran ansiedad en el ala tradicional del Partido Republicano.

Trump no sólo ha consolidado su delantera nacional. En Iowa, el magnate de las propiedades también ha logrado frenar a Cruz, que parecía encaminado a una victoria, gracias a una dura ofensiva que comenzó a desplegar cuando vio que su rival ascendía en los sondeos. El ataque es mutuo: la campaña de Cruz ha ampliado la campaña negativa contra Trump.

LEÉR MÁS  Un hombre atacó a cuchillazos a la gente en un micro en Alemania: al menos 10 heridos

”Está diciendo mentira tras mentira”, se quejó ayer el multimillonario en una entrevista con la cadena ABC. ”Está tan nervioso. Lo vi el otro día. Está muy nervioso. Está hecho un desastre. Sus encuestas han ido para abajo. La gente probablemente se ha dado cuenta que no puede competir por la presidencia. Nació en Canadá”, chicaneó.

De todas las cifras difundidas ayer, dos datos dieron la pauta de hasta qué punto la candidatura de Trump ha dejado de ser una broma: el 64% de los republicanos lo ve como el ganador más probable de la interna, y más de la mitad, el 56%, cree que es el aspirante con más posibilidades de ganar la presidencia.

LEÉR MÁS  Encuentran un barco ruso hundido con 200 toneladas de oro que valen U$S 130.000 millones

”Los votantes republicanos están más convencidos que nunca de que Donald Trump será el candidato presidencial de su partido”, escribió Rasmussen, una encuestadora vinculada a la derecha política del país.

La coalición que sostiene la candidatura de Trump está integrada por personas de la base de la pirámide de ingresos, menos educados -la gran mayoría carece de título universitario, según un sondeo de The Wall Street Journal- y más angustiados por la economía respecto de quienes respaldan a otros candidatos. Además, Trump ha capitalizado como ningún otro la frustración respecto del sistema político de Washington y la xenofobia. Otro dato: su respaldo es mucho más alto entre quienes creen que los inmigrantes debilitan a Estados Unidos.

Además, la coalición de Trump es mucho más fiel que la del resto: una de las encuestas conocidas ayer reveló que el 57 % ha confesado que ”definitivamente” lo votará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here