Venezuela: el »Comando Antigolpe» de Nicolás Maduro detuvo a un diputado opositor

El nuevo vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, confirmó anoche la detención de Gilber Caro, diputado suplente de la Asamblea Nacional y miembro de Voluntad Popular, el partido que lidera Leopoldo López , también preso desde 2014.
Líderes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) habían denunciado desde la mañana la desaparición de Caro, luego de que efectivos de la policía de inteligencia del chavismo -el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin)- lo interceptaran en una autopista cercana a Valencia, una ciudad a tres horas de Caracas, informaron medios locales. A través de las redes sociales, otros diputados y dirigentes opositores habían calificado la acción como un »secuestro».
El Aissami, que desde el martes dirige el llamado »Comando Antigolpe» creado por el presidente Nicolás Maduro, aseguró que Caro portaba al momento de la detención un fusil automático ligero, 20 cartuchos, explosivo plástico y dinero. »Es un caso indefendible… Es lamentable que la oposición venezolana no se desmarque ni condene este tipo de acciones ¿Qué van a decir ahora?», declaró el funcionario a través de VTV, la televisora del Estado.
»Se trata de una persona con características violentas», dijo El Aissami del diputado opositor. También recordó que Caro tiene antecedentes penales: cumplió una condena de cinco años por un asesinato que, según Caro, nunca cometió.
El vicepresidente venezolano informó que el diputado estuvo reunido el 8 de enero en el estado Táchira, fronterizo con Colombia, donde habría sostenido una reunión con tres personas y que luego habría cruzado la frontera de manera ilegal. Eso, dijo, disparó la alerta de la policía de inteligencia.
Maduro instaló el pasado martes el »Comando Antigolpe».»¡Vayan y detengan las conspiraciones!», ordenó el mandatario a los integrantes del nuevo ente. Los legisladores en Venezuela, de acuerdo con la Constitución, gozan de inmunidad parlamentaria. Por lo tanto, para una eventual detención y enjuiciamiento, se debe contar con el voto de la mayoría de los diputados de la Asamblea Nacional.
La justicia de Venezuela mantiene en prisión a más de 100 activistas opositores, indican organizaciones de derechos humanos. Un puñado de ellos fueron liberados a fines de 2016, tras las negociaciones entre representantes del Gobierno y partidos que adversan al presidente y que contaron con la mediación del Vaticano. Pero el diálogo se congeló por los pocos resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here