El país galo no tiene una ley que determine la edad mínima en la que la persona es capaz de darlo.

Tras haber visto dos veces en el barrio a una niña de 11 años llamada Sarah, el hombre de 28 años conversó amigablemente con ella y le dijo que tenía algo qué mostrarle en un departamento cercano.

Sandrine Parise-Heideiger, la abogada del hombre acusado, dijo que fue una relación consentida (Alain Jocard/Agence France-Presse — Getty Images).

Pero una vez que las puertas del ascensor se cerraron, ella se asustó, según contó a la policía y a su abogada Carine Durrieu Diebolt. “Él comenzó a besarla y su expresión se volvió desagradable”, dijo la abogada. En la cabina del ascensor, en el piso superior de su edificio y, por último, en su departamento, la presionó para que tuviera sexo —primero felación, luego coito― dijo Sarah a la policía y a su abogada. En cuanto pudo escapar, llamó a su madre llorando.

La cuestión de si la niña fue violada va ahora a un tribunal en Pontoise, un suburbio parisino. Pero el caso ha generado furia en el país, dándole carácter de urgente a los esfuerzos del presidente Emmanuel Macron para cambiar las leyes que protegen a los menores de edad en Francia.

Bajo la ley francesa, es ilegal que un adulto tenga contacto sexual con alguien menor de 15 años. Pero el cargo de contacto sexual con un niño no es lo mismo que violación; es un delito menor con un castigo menor.

LEÉR MÁS  Trump canceló la cumbre con Corea del Norte

Alteran leyes para proteger a jóvenes de delitos sexuales.

En la mayoría de los países occidentales, bajo las leyes de estupro, el sexo con alguien menor de cierta edad se considera violación debido a que se cree que el o la menor es demasiado joven para dar consentimiento. Francia no tiene una ley de ese tipo; todos los juicios por violación deben basarse en pruebas de violencia, fuerza, sorpresa o falta de elección en una situación.

Pero en la era del movimiento #MeToo, las actitudes prevalecientes en torno a la igualdad de género y el acoso están siendo cuestionadas en este país, que tiene una disposición libertina hacia el sexo. La posición de las mujeres en la sociedad se encuentra entre las muchas áreas de la vida francesa que Macron quiere transformar. Ha incluido a más mujeres en las filas del poder, y su gobierno ha propuesto una ley para hacer que sea más fácil que niños menores de 15 años demuestren que han sido violados.

La ley francesa que prohíbe que adultos tengan contacto sexual con alguien menor de 15 años conlleva castigos de hasta 5 años en prisión y una multa de 75 mil euros, o alrededor de 92 mil dólares. La nueva ley elevaría el castigo a 10 años en prisión y una multa de 150 mil euros (alrededor de 184 mil dólares).

LEÉR MÁS  Rusia lanzó un billete en homenaje al Mundial

Los problemas con la forma en que Francia procesa la violencia sexual que involucra a menores de edad van más allá de la redacción de alguna ley, dicen los expertos legales. Los cargos por violación pueden tardar ocho años o más para ir a juicio y son decididos por jurados, quienes suelen juzgar a mujeres y niñas con mucha más severidad que los magistrados o jueces que escuchan casos que involucran delitos menores de contacto y agresión sexual. Los abogados de las víctimas a menudo aceptan un cargo menor para evitar traumatizar todavía más a su cliente al hacer que testifique frente a un jurado o que potencialmente vea al agresor ser exonerado.

Debido a que muchos casos no se llevan a los tribunales, es difícil determinar las profundidades del problema. De 4120 denuncias de violación hechas ante la policía por niñas menores de 15 años, 396 resultaron en condenas por violación, de acuerdo con el Observatorio Nacional de Violencia Contra la Mujer.

Sandrine Parise-Heideiger, abogada del hombre acusado violar a Sarah, es de la opinión de que algunas veces un menor da consentimiento y luego lo reconsidera, o envía mensajes encontrados.

Muchos otros no están de acuerdo. “Uno no puede pensar que un niño puede consentir un acto sexual”, dijo Ernestine Ronai, psicóloga y miembro del Consejo Superior sobre Igualdad entre Hombres y Mujeres.

LEÉR MÁS  Un juez le ordenó a un hombre de 30 años que abandone la casa de sus padres

El Consejo quería que la medida fuera más como una ley de estupro y que establezca los 13 años como el límite de edad. El gobierno eligió 15 en lugar de eso, lo cual, aunque protege a más personas, hace que sea más difícil demostrar que el sexo no fue de mutuo consentimiento, dijeron expertos.

“Nuestro deseo en hacer esta ley es que el agresor sea juzgado como violador, o que el juez pueda decidir retirar el cargo por violación, pero que en ese caso, el adulto enfrente un castigo muy alto de 10 años”, dijo Marlène Schiappa, viceministra para igualdad de género.

En el caso de Sarah, Parise-Heideiger dijo que objetará el argumento de que el sexo no fue de mutuo consentimiento. Dice que las respuestas de la niña a la policía ayudarán. En su recuento, la niña dijo: “Sentía curiosidad; sabía lo que él quería”.

Durrieu Diebolt dijo que la niña era ingenua y había sido engatusada por un hombre mayor. “He aquí una víctima que llama inmediatamente después a su madre”, dijo. “Si hubiera dado su consentimiento, se lo habría ocultado a su madre, no habría necesitado hablar con ella”.

© 2018 The New York Times

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here