Un avión de línea iraní que cubría una ruta interna se estrelló este domingo en medio de una tormenta de nieve en una región montañosa del suroeste de Irán con 65 ocupantes que se teme hayan muerto.

Más de doce horas después del accidente la televisión estatal anunció la suspensión, por falta de luz, de la búsqueda de los restos del biturbohélice ATR-72 de la compañía Aseman Airlines y el reinicio al amanecer si las condiciones climáticas lo permiten.

“Dadas las circunstancias especiales de la región, todavía no tenemos acceso al lugar del siniestro y por lo tanto no podemos confirmar de forma precisa y definitiva la muerte de todos los ocupantes de este avión”, afirmó el portavoz de la compañía Aseman Airlines, Mohamad Tabatabai, a la agencia de noticias Isna.

Previamente la aerolínea había anunciado que en el aparato viajaban 60 pasajeros, entre ellos un niño, y seis miembros de la tripulación. Sin embargo, luego señalaron que uno de los clientes no llegó a abordar la aeronave.

LEÉR MÁS  Tiroteo en Estados Unidos produjo tres muertos y cuatro heridos

El avión había despegado del aeropuerto de Teherán hacia las 08H00 locales (04H30 GMT) rumbo a la ciudad de Yasuj, en la provincia de Ispahan, en el suroeste del país.

El aparato se estrelló en el monte Dena, en las montañas de Zagros, a unos 500 km de Teherán y a menos de 25 km de su destino, según esta fuente.

Unos 120 rescatistas de la Media Luna Roja iraní fueron enviados a la zona del siniestro.

El guía supremo iraní, Ali Jamenei, envió sus condolencias a los familiares de las personas que iban a bordo del avión, según la televisión pública.

En Teherán, allegados a los pasajeros del vuelo EP3704 se reunieron en una mezquita cercana al aeropuerto de Mehrabad. “No puedo creérmelo”, lamentaba una mujer cuyo marido viajaba a bordo del avión.

Yalal Pooranfar, responsable del servicio nacional de rescate en la región del accidente indicó, según la agencia Isna, que un helicóptero que había sido enviado para localizar los restos del aparato “tuvo que dar media vuelta debido a la tormenta de nieve”.

LEÉR MÁS  Violenta explosión en un hospital chileno: hay muertos

“Las circunstancias del accidente siguen sin conocerse”, indicó a la AFP en París un portavoz de ATR, filial conjunta del constructor europeo Airbus y del grupo italiano Leonardo.

Según Isna, el presidente iraní, Hasan Rohani, ordenó al Ministerio de Transportes crear una célula de crisis para investigar los motivos del accidente.

“Dios fue realmente bueno conmigo, pero mi corazón llora por las personas que perdieron la vida”, dijo un hombre que perdió el avión a la agencia de prensa Tabnak.

El último accidente grave de un avión civil en Irán se remonta a 2014, cuando 39 personas fallecieron al estrellarse una aeronave Antonov 140, de la compañía iraní Sepahan, poco después de despegar del aeropuerto de Mehrabad, en el sur de Teherán.

LEÉR MÁS  Al menos 31 muertos en un atentado suicida en Kabul

Tres años antes, en 2011, un avión civil se estrelló en el norte del país dejando casi 80 muertos.

Las sanciones impuestas a Irán durante años por Estados Unidos, la ONU y los países europeos impidieron que las autoridades pudieran adquirir aviones occidentales o piezas de recambio para poner al día la flota civil del país.

La industria del transporte aéreo estaba sometida a un embargo estadounidense desde 1995, lo que hacía imposible que las compañías pudieran comprar aviones civiles o piezas de repuesto. Una parte de su flota quedaba entonces inmovilizada.

Este embargo fue levantado de forma parcial tras el acuerdo en materia nuclear firmado en 2015 por Irán y las grandes potencias (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania).

El acuerdo prevé una suspensión progresiva de las sanciones contra Teherán a cambio de renunciar al programa nuclear militar. Este levantamiento de las sanciones permitirá que las compañías aéreas adquieran nuevos aparatos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here