Ucrania dijo que propondrá tregua cuando retome la frontera con Rusia

Ucrania pondrá en marcha el plan de paz para el sureste del país y declarará un alto de fuego temporal cuando logre restablecer el control total de la frontera con Rusia, que ahora está parcialmente en manos de separatistas pro rusos, anunció hoy el presidente ucraniano, Petro Poroshenko.

El líder ucraniano se mostró confiado en la firmeza de las fuerzas gubernamentales a pesar de que las noticias que llegan desde la zona de los combates cerca de la frontera indican que será complicado cumplir con el plazo estimado por el presidente.

Los líderes de la provincia de Lugansk, que el mes pasado se proclamó independiente, han reconocido que el ejército trata de aislar a sus combatientes y cortarles todo acceso a la frontera, de la cual controlan casi 200 kilómetros.

”En la última semana hemos conseguido cambios decisivos en la frontera (ruso-ucraniana). Se ha recuperado el control sobre más de 250 kilómetros”, afirmó sin embargo Poroshenko, citado por la agencia de noticias EFE.

El líder ucraniano adelantó, además, que el cese de las hostilidades para negociar será limitado en el tiempo.

”Sería irresponsable entrar en un proceso negociador prolongado, porque no necesitamos negociar por negociar”, recalcó Poroshenko sin precisar si su gobierno está dispuesto a negociar con los separatistas, algo que siempre negó de manera categórica a los líderes de la rebelión pro rusa y sus partidarios.

Tras el restablecimiento del control de la frontera con Rusia, el mandatario ucraniano prevé abrir un proceso de desarme de los rebeldes ”al que seguirá una amnistía para aquellas personas que no han cometido delitos graves”, explicó a los miembros del Consejo de Seguridad Nacional.

Ucrania considera vital cerrar la frontera con la vecina Rusia antes de emprender cualquier otro paso para la pacificación de Donetsk y Lugansk, ya que según Kiev del país vecino ha llegado la mitad de los hasta 20.000 combatientes pro rusos que se enfrentan a las fuerzas ucranianas.

Mientras el presidente y el gobierno descartan la declaración de la ley marcial y parecen incluso apostar por un alto el fuego, otros como el partido Batkivshina, principal fuerza política que sustenta el pacto que gobierna el país, opina lo contrario.

”Creemos que la declaración de la ley marcial en las regiones de Donetsk y Lugansk (…) puede permitirnos defender realmente los derechos y las libertades de nuestros ciudadanos, por un lado, y por otro, incrementar la actividad de las Fuerzas Armadas”, dijo el jefe del grupo parlamentario de Batkivshina, Serguei Sóbolev.

La declaración del estado de excepción también fue lanzada ayer desde el Maidan, la plaza de la Independencia de Kiev, epicentro de tres meses de protestas que culminaron en febrero con la destitución del ex presidente pro ruso Viktor Yanukovich, reemplazado ahora por el pro occidental Poroshenko.

Miles de personas exigieron a Poroshenko mano dura con los rebeldes prorusos y también con los responsables de la operación militar lanzada contra los insurgentes.

La muerte de 49 soldados ucranianos, el sábado pasado en Lugansk a manos de los separatistas pro rusos, ha reactivado las demandas del Maidan para que los culpables de la inoperancia demostrada por las fuerzas ucranianas sean destituidos y sus responsabilidades depuradas.

En la lista negra del Maidan están los ministros de Interior y Defensa, los jefes de los servicios secretos y la Guardia de Fronteras, además del propio Parubi, todos ellos miembros del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here