Trump se impuso cómodamente en los cinco estados del noreste que votaban este martes para repartir 118 delegados republicanos: Maryland, Pensilvania, Rhode Island, Delaware y Connecticut.

”En lo que a mí me concierne, esto ya se ha acabado”, dijo Trump en un acto en Nueva York, en referencia a la carrera para ser el candidato republicano en las elecciones presidenciales de noviembre.

Dos días después de que sus rivales en la contienda republicana, Ted Cruz y John Kasich, anunciaran un pacto para tratar de evitar que Trump consiga los delegados necesarios para asegurarse la nominación, el magnate sacó músculo en el noreste del país, una región que hasta ahora ha sido muy amable con él.

LEÉR MÁS  Estados Unidos exige a Hamas que negocie la paz con Israel

Esos triunfos mejoran sus perspectivas de hacerse con los 1.237 delegados necesarios para lograr la nominación republicana y evitar lo que el aparato del partido trata de provocar: una convención disputada en julio en la que, si Trump no llega a la cifra mágica, cualquier otro podrá hacerse con la candidatura.

En la carrera demócrata, Clinton amplió su ventaja al imponerse en Pensilvania, Maryland, Delaware y Connecticut; mientras que su rival, el senador Bernie Sanders, venció en Rhode Island.

LEÉR MÁS  Descubrió al enfermero teniendo relaciones con el cuerpo fallecido de su esposa

”Con su ayuda, vamos a volver a Filadelfia con la mayoría de los votos y de los delegados comprometidos”, prometió Clinton en un discurso en esa ciudad de Pensilvania, en referencia a la convención demócrata que se celebrará en esa misma localidad en julio.

Clinton necesita 2.383 delegados para hacerse con la nominación demócrata y hasta ahora cuenta con más de 1.500, frente a los más de 1.200 de Sanders, cifras que no incluyen a los ”superdelegados”, funcionarios electos del partido que también pueden votar en la convención y que podrían cambiar su preferencia si lo desean.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here