“Thatcher nunca contó con un apoyo mayoritario entre los británicos”

Por: Pablo Méndez Shiff

La muerte de la ex primera ministra británica, Margaret Thatcher, es un hecho de alto calibre político. Los principales medios del mundo reflejan el tema en sus portadas y políticos de diferentes líneas ideológicas expresaron sus condolencias por la partida de la dirigente conservadora.

Pero no son todos elogios hacia la ex mandataria. El columnista político del diario inglés The Guardian, Seumas Milne, criticó en duros términos la gestión que comandó entre 1979 y 1990. Editor asociado y autor de los libros ”La venganza de la historia” y ”El enemigo interno” –este último sobre la destrucción del sindicato minero por parte del Estado británico-, Milnes accedió a una entrevista exclusiva con INFOnews en la que habló del legado de la era Thatcher. Quiénes la reivindican, quiénes la sufrieron y cómo continuará todo desde ahora.

Consultado sobre el impacto que tendrá la muerte de ”la dama de hierro” en la disputa por la soberanía de las Islas Malvinas, Milnes sostuvo que ”un tercio del pueblo británico” considera que es hora de sentarse a negociar con Argentina.

INFOnews: ¿Cómo cree que va a impactar la muerte de Margaret Thatcher en el escenario político británico? Hasta ahora, la mayoría de los políticos expresó sus condolencias por su fallecimiento.

Seumas Milne: Thatcher nunca tuvo un apoyo mayoritario del pueblo británico. Debido al sistema de votación electoral, en el que el que sale primero se lleva todos los escaños (en inglés: ”first past the vost voting system”), ella obtuvo mayorías electorales en la base de una minoría de esos votantes, alrededor de un 40%, y obviamente con un porcentaje de los habilitados para votar. Ella fue siempre una figura divisiva, que estaba enfrentada a la mayoría al tiempo que era fuertemente apoyada por una minoría larga.

LEÉR MÁS  Cae la confianza en la Iglesia en Chile

La reputación política de Thatcher ha declinado fuertemente desde que dejó el poder en 1990; es ampliamente vista como alguien que fue destructiva y descorazonada. Pero, al mismo tiempo, los políticos y medios de establishment favorecen una narrativa que argumenta que, al tiempo que llevó a cabo reformas necesarias, fue muy lejos.

Esto se ve reflejado en cómo los medios y los políticos mainstream respondieron a su muerte –combinado con una tendencia general a elogiar a los políticos de elite después de sus muertes- que de todas formas tiene que tomar cuenta del hecho de que largos sectores de la población son muy hostiles a ella.

IN: En cuanto al conflicto por la soberanía de las Islas Malvinas, ¿piensa que la muerte de Thatcher va a producir modificaciones en disputa? Unos papeles de su fundación revelaron recientemente que ella no estaba segura de responder militarmente a la invasión argentina de 1982.

SM: La guerra de Malvinas-Falklands jugó un rol significativo para rescatar a Thatcher de su derrota política en 1982-3 y cimentó su reputación de líder fuerte. La cobertura mediática de su muerte seguramente va a revivir memorias de la guerra y referirse a su impacto chauvinista, pero espero que sea algo del corto plazo. Encuestas recientes muestran que alrededor de un tercio del pueblo británico cree que el gobierno debería negociar con Argentina acerca de su ”eventual entrega” de este ”distante punto de una era olvidada”. Y hay una pluralidad por esa opción entre la población joven: alrededor del 45% según recuerdo.

LEÉR MÁS  Hallaron culpable a Jones Huala por un incendio y tenencia ilegal de armas en Chile

Mientras tanto, el legado de la guerra y la pérdida de la vida hacen que sea difícil para los políticos mainstream decir algo diferente sobre este asunto.

”Alrededor de un tercio del pueblo británico cree que el gobierno debería negociar con Argentina una entrega de Malvinas”

IN: ¿Hay espacio para criticar la gestión de Thatcher en el Reino Unido contemporáneo? ¿Quiénes son sus principales oponentes?

SM: Hay una corriente muy difundida de criticismo a la gestión y a las políticas de Thatcher en los medios y entre los políticos mainstream. Aunque esto se da de manera abrumadora entre los laboristas, los liberal-demócratas y aquellos a su izquierda; los sindicatos; y los diarios de centroizquierda, más que entre los conservadores, para quien Thatcher es un ícono. Entre las comunidades de clase trabajadora, que sufrieron la dureza de sus políticas, Thatcher es por supuesto impopular. Pero también se ve enfrentada a una fuerte hostilidad por parte de la clase media progresista.

Hubo un clima de debate sobre su trayectoria cuando se estrenó la película ”La dama de hierro” el año pasado, que dividió las aguas entre derecha e izquierda. Aunque hay un sector del conservadurismo que reconoce la promoción del neoliberalismo llevada a cabo por ella, ”el mercado libre” y el individualismo dañaron la trama de la sociedad y a mportantes instituciones. Como mencioné en la nota que escribí el año pasado, aquellos que defienden fuertemente a Thatcher han estado a la defensiva durante estos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here