El Gobierno lanzó una serie de medidas para endurecer los controles en sus fronteras y acelerar el procedimiento para expulsar a los extranjeros que delinquen dentro de los límites del país. El paquete incluye la modificación de la ley de migraciones, la creación de una Comisión de Fronteras y la puesta en marcha de un sistema de información anticipada de pasajeros.
La actitud adoptada por la Argentina generó la reacción del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien publicó un mensaje en Twitter que pareció estar dirigido a su par, Mauricio Macri. ”Hermanos presidentes latinoamericanos, seamos #PatriaGrande. No sigamos políticas migratorias del norte. Juntos por nuestra soberanía y dignidad”, escribió.
El ministro de Defensa de Morales, Reymi Ferreira, había sido más concreto con las críticas. Luego de que se publicara en el Boletín Oficial el decreto de necesidad y urgencia que modificó la Ley de Migraciones, habló de una ”política apresurada” que puede generar ”xenofobia y acciones de discriminación y racismo”.
”Habría que actuar en el marco de la reunión de Brasilia del año pasado, en la que los países del Cono Sur nos comprometimos a una política de integración en las actividades de integración del narcotráfico, de contrabando, de trata de blancas, de delitos ambientales”, sostuvo.
De acuerdo a los ”considerando” -fundamentos- introducidos por el Poder Ejecutivo en el decreto 70/2017 publicado este lunes, la población de personas de nacionalidad extranjera bajo custodia del Servicio Penitenciario Federal (SPF) se incrementó en los últimos años hasta alcanzar en 2016 el 21,35% de la población carcelaria total.
El SPF contaba a fines de 2016 con 2.342 extranjeros en sus cárceles en todo el país; 1.584 de esos internos están procesados y 758 tienen una condena. Ninguno de ellos es considerado inimputable. Un 52% de ellos estudia alguna actividad educativa dentro del Servicio: 899 presos del total tiene educación primaria completa.
La gran mayoría se concentra en los penales de Devoto, Ezeiza y Marcos Paz. Hay, por ejemplo, 180 internos de origen peruano presos en Devoto, contra 99 paraguayos en el mismo complejo. La mayoría de los extranjeros presos no proviene de Perú, sino de Paraguay: 644 del país vecino, contra 611 presos. Los bolivianos son comparativamente menos: 427 presos.
LEÉR MÁS  Venezuela: Maduro y la oposición se abren al dialogo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here