En unas elecciones convocadas por la misma premier para fortalecer su posición, la conservadora quedó en una posición de mayor debilidad e incertidumbre

Entradas las primeras horas de la mañana y pese a que todavía quedan algunas circunscripciones por contar, el resultado ya es inapelable: ningún partido en Gran Bretaña alcanza la mayoría, los conservadores de Theresa May, pese a ser los mas votados, salen debilitados y ya se pide la renuncia de la premier británica como represalia.

“Llamó a elecciones anticipadas para lograr respaldo político, confianza y mandato. Pero ha conseguido todo lo contrario y eso es suficiente para que se vaya”, dijo el laborista James Corbyn, al pedir públicamente la renuncia de la frustrada aspirante a nueva “Dama de Hierro” en la política británica.

LEÉR MÁS  La ultraderecha francesa denuncia una operación política en su contra

Según detalla el diario La Nación, es un momento de mucha incertidumbre en el país tras una larga e inolvidable noche.

No hay memoria en el pasado reciente de que un proyecto político se haya diluido en cuestión se semanas, como le ha ocurrido a May.

Hace sólo 50 días, era la ganadora clara del desafío electoral que ella misma buscó. Una estrategia que se le dio vuelta como un panqueque. Lo apostó todo y perdió de modo impensado.

Tampoco, en sentido contrario, hay memoria de que una prueba electoral se haya dado vuelta de tal modo, como ha ocurrido con los laboristas.

LEÉR MÁS  Irak arremete contra el EI en la frontera con Siria

Jeremy Corbyn, el más impensado de los candidatos, no ha sido el más votado. Pero se convierte en el gran ganador de la jornada.

El conteo, a las 6.30, daba 317 bancas sobre 650 para los conservadores de May; 258 para los laboristas, 34 para los nacionalistas escoceses y 12 para los demócrata liberales. A esa altura era ya imposible que ninguno alcanzara el número mágico de 326 bancas necesarias para tener mayoría.

El resultado es un “hung parliament” -o parlamento bloqueado. Un escenario en el que ninguna de las fuerzas alcanza mayoría propia y busca aliados para poder formar gobierno. Es el más indeseado de los escenarios para los sistemas parlamentarios.

LEÉR MÁS  Brasil: la nueva reforma jubilatoria prevé 40 años de aportes

Los laboristas rondan las 260 bancas, una treintena más de las que tienen ahora y se ponen en posición, incluso, de censurar a May y procurar formar gobierno, llegado el caso.

“Esto es una noche catastrófica para May”, dijeron analistas tras una jornada que la misma premier convocó para fortalecer su posición, pero que al final la dejó en una posición de mayor debilidad e incertidumbre.

Fue un resultado inesperado, que abre serios interrogantes sobre el futuro inmediato y, en particular, sobre el inminente comienzo de la negociación de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here