En la primera ”batalla” de las internas presidenciales norteamericanas en Iowa hubo varias sorpresas. La primera fue la derrota de Donald Trump, quien lideraba indiscutiblemente todos los sondeos con su discurso duro y altisonante. El precandidato no sólo perdió, sino que estuvo muy cerca de quedar relegado al tercer lugar en la interna republicana.

En tanto, en la pelea demócrata, Hillary Clinton logró imponerse por un estrecho margen contra el senador por Vermont, Bernie Sanders, quien logró acortar distancias con la candidata favorita según todas las encuestas.

El Partido Republicano vivió una interna mucho más fuerte por el simple hecho de tener muchos más candidatos en pugna que sus rivales. Es por esto que tres de ellos superaron los 40 mil votos (Cruz, Trump y Marco Rubio), mientras que no hubo un tercero en discordia entre Clinton y Sanders, quienes se llevaron casi la totalidad de los votos.

LEÉR MÁS  Su hijo tiene cáncer e intentó vender su otra hija para pagar el tratamiento

La carrera a la Casa Blanca continuará el próximo 9 de febrero en el estado de New Hampshire, en el oeste del país, con una elección primaria. Trump deberá enfocar todas sus armas hacia ese Estado si quiere mantenerse en carrera y no desinflarse como un globo.

El discurso triunfalista de Cruz no evitó el tono conservador al afirmar que ”finalmente se asegurarán las fronteras y se terminará con los estados santuario”, refiriéndose al tópico de las políticas en relación a los inmigrantes, uno de los temas centrales en los debates televisivos.

LEÉR MÁS  Habló la víctima de un cura pederasta: "Se robó mi infancia"

Mientras los resultados aún mostraban un empate técnico entre Sandres y Clinton, el progresista que enfrenta a la ex secretaria de Estado dio un discurso en el que propuso un impuesto para ”la especulación de Wall Street” y en el que remarcó que la educación secundaria y universitaria deberían ser gratuitas, al tiempo que también defendió la equidad en torno a las minorías. ”Vamos a recrear una economía que funcione para las familias trabajadoras”, puntualizó como una ”idea radical”. ”Lo que inició Iowa hoy aquí es una revolución política”, culminó. 

LEÉR MÁS  Abogados de EE.UU. asesoran a empresas involucradas en el “Notebook scandal”

”Estoy emocionada con la idea de debatir con el senador Sanders sobre el mejor camino hacia adelante para Estados Unidos”, dijo Clinton en un discurso que muchos tildaron de apurado por lo apretado del resultado. ”Soy una progresista, que consigue logros para la gente. Estoy honrada de estar parada en una larga línea de reformistas que nos convencieron de que el estatus quo no es suficiente, quedarse quieto no es una opción”, definió Clinton ante sus seguidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here