Desde hoy rige la veda electoral con vistas al balotaje del domingo entre Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el oficialista Johnny Araya, del socialdemócrata Partido Liberación Nacional (PLN), quien se presenta sin haber hecho campaña luego de intentar -sin éxito- retirar su candidatura.

Solís, politólogo e historiador de 56 años, emergió en la escena política nacional prácticamente como un desconocido, reseñaron DPA y ANSA.

El virtual futuro mandatario prometió promover una verdadera revolución ética y transparentar la política costarricense, marcada en los últimos años por grandes escándalos de corrupción.

La primera gran sorpresa, por inesperada, fue el resultado en la primera vuelta celebrada el 2 de febrero.

LEÉR MÁS  Irak arremete contra el EI en la frontera con Siria

Los sondeos vaticinaban un ascenso inédito del candidato de la izquierda José María Villaltal (Frente Amplio), que inlcuso llegó a ponerse al frente de las encuestas, que se equivocarían por completo.

El virtual futuro mandatario prometió promover una verdadera revolución ética y transparentar la política costarricense
De la nada apareció Solís, quien al frente del centrista Partido Acción Ciudadana (PAC) se impuso en la primera ronda con un 30,84 por ciento de los votos y relegó al segundo plano a Araya, a quien al comienzo del proceso los sondeos colocaban como gran favorito.

LEÉR MÁS  Cuba: se cumple un año de la muerte de Fidel Castro

Los dos debían esperar el veredicto final de los poco más de tres millones de electores en la segunda vuelta del domingo, pero Araya provocó una nueva sorpresa al anunciar poco después de la primera ronda su retiro de la contienda política debido a que nuevas encuestas no le daban posibilidades ante Solís.

Araya por ley no pudo retirarse, así que la segunda vuelta será entre un Solís a quien ya prácticamente los costarricenses dan como el nuevo presidente y un rival en actitud pasiva, que abandonó la campaña.

LEÉR MÁS  Masacre en una mezquita en Egipto: murieron al menos 155 personas en un atentado terrorista

Pese a la decisión del aspirante, los dirigentes más duros del oficialismo hacen llamados a sus partidarios a acudir a las urnas el domingo.

Solís redobló en cambio su campaña de visitas a todo el país, con encuentros con empresarios, legisladores y autoridades de gobierno, tratando de no dejar un solo espacio para evitar cualquier atisbo de sorpresa el domingo.

”Con la democracia no se juega” insiste en señalar, al tiempo que hace llamados a sus partidarios para sumar un millón de votos a su causa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here