Un vocero de la OPAQ dijo a la agencia de noticias EFE que en el día de hoy se produce el ingreso formal de Siria en la convención, pero subrayó que en las últimas semanas ya se había progresado y empezado a aplicar técnicamente el desmantelamiento.

La entrada en vigor del tratado no afectará los trabajos acordados con el gobierno de Bashar Al Assad, en particular el que realizan expertos del organismo y de las Naciones Unidas para eliminar las armas químidas.

La misión de expertos llegó al territorio sirio el 1 de octubre para verificar y destruir las armas químicas en poder de Al Assad, cuyo partido lleva más de medio siglo en el poder.

Desde esa fecha, el equipo comenzó a desmantelar ese arsenal, pero encontró problemas para incursionar en áreas controladas por los insurgentes y por los casi permanentes ataques entre ambos bandos.

El director general de la OPAQ, Ahmet Üzümcü, pidió treguas temporales para facilitar las inspecciones de sus expertos El último atentado se produjo hoy mismo en Darkush, cerca de la frontera con Turquía, donde estalló un coche bomba matando al menos a veinte personas e hiriendo a varias decenas.

En respuesta, el gobierno lanzó ataques aéreos y disparó artillería sobre la zona, según la versión dada por los sectores opositores de Siria, país donde el conflicto dejó ya más de 100.000 muertos desde su inicio en 2011, según cifras de la ONU.

El director general de la OPAQ, Ahmet Üzümcü, pidió treguas temporales para facilitar las inspecciones de sus expertos.

En declaraciones a la cadena inglesa BBC, el diplomático turco reconoció que el gobierno sirio está facilitando el acceso de su equipo a las plantas de producción, pero señaló que el trabajo se torna difícil en las áreas controladas por los rebeldes.

Los territorios ”cambian de manos de un día para otro, por lo que pedimos a todas las partes (del conflicto) en Siria que apoyen esta misión, que cooperen y no la hagan más difícil de lo que ya es”, declaró.

Üzümcü dijo que una manera de facilitar las inspecciones es que se declaren altos al fuego temporales, pues ”en la misión previa liderada por la ONU para investigar alegaciones de uso de armas químicas hubo treguas temporales de cuatro o cinco horas que ayudaron a dicha misión”.

El funcionario explicó que su equipo visitó ya cinco de veinte plantas de producción de armas químicas y que se propone investigar una en desuso situada en un área controlada por los rebeldes.

La Convención para la Destrucción de Armas Químicas establece que sus Estados parte, en este caso Siria, son responsables de la seguridad de los investigadores de la OPAQ, como también de los costes de la destrucción del armamento.

El desarme químico se produce en el marco del acuerdo alcanzado en septiembre entre Moscú y Washington para evitar una intervención militar estadounidense en Siria, tras el ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto contra barrios de la periferia de la capital siria, que causó más de mil muertos.

El viernes pasado, el Comité Nobel de Noruega anunció que la OPAQ había ganado este año el Premio Nobel de la Paz 2013 por sus ”amplios esfuerzos para eliminar” los arsenales químicos y como impulso a su papel en el conflicto de Siria.

En su primera entrevista después de que la OPAQ obtuviera el galardón, su director aseguró que el premio había ”animado mucho” a los expertos de la organización, que nunca habían trabajado en una zona de conflicto desde su fundación en 1997.

”Están trabajando sobre el terreno en circunstancias muy difíciles”, destacó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here