Sin el apoyo de su propio partido, renuncia el primer ministro italiano

Boicoteado por su propio Partido Demócrata un día después de presentar un plan de gestión para este año, el primer ministro de Italia, Enrico Letta, se vio obligado a anunciar que hoy dejará sus funciones como jefe del Gobierno, ante el presidente del país, Giorgio Napolitano.

”Como resultado de las decisiones tomadas hoy (por ayer) por la dirección nacional del Partido Demócrata, he informado al presidente de la República, Giorgio Napolitano, mi voluntad de presentarme mañana (por hoy) en el Quirinale (sede de la Jefatura del Estado) para dimitir al cargo de presidente del Consejo de Ministros”, dijo Letta.

La decisión del todavía primer ministro de Italia llegó después de que la dirección nacional del PD aprobase la propuesta de su secretario general, Matteo Renzi, de favorecer la creación de un nuevo gobierno que sustituya al actual. Según Renzi, la formación de un nuevo Ejecutivo es ”necesaria” y ”urgente” para poder realizar reformas concretas en el país antes de 2018.

Esta propuesta salió adelante con 136 votos a favor, 16 en contra y dos abstenciones, mientras que los partidarios de Letta, una minoría, abandonaron la sede del PD y rechazaron así participar en la votación.

El gobierno de Enrico Letta termina mañana, después de diez meses de su formación. Fue constituido el 28 de abril de 2013 ante la incapacidad del también socialdemócrata Pier Luigi Bersani de formar un gobierno estable, tras ganar los comicios de febrero. Ni un año alcanzó a completar este gobierno de coalición, y ante lo que se pudiera pensar, el culpable no fue la centroderecha, sino que el Ejecutivo de Letta fue dinamitado por el propio PD.

El político pisano no pudo contra el que se convirtió en su contrincante más peligroso, e instalado en su propia casa, el secretario general del PD y alcalde de Florencia, Matteo Renzi.

LEÉR MÁS  Una hermosa filipina es la nueva Miss Universo

El ambicioso Renzi, como se definió a sí mismo, no tuvo reparos en pactar una ley electoral con Berlusconi, pidió ayer la formación de un nuevo gobierno, tan sólo un día después de que Letta presentase su plan ”Compromiso Italia 2014” y se perfila como posible cabeza visible de un futuro Ejecutivo

Italia vio caer cinco gobiernos diferentes en la última década, que no lograron completar ni una sola Legislatura, tanto si surgieron de unas elecciones, como si fueron nombrados por el jefe del Estado. Es sintomático el hecho de que el segundo gobierno del líder de la centroderecha italiana, Silvio Berlusconi, que duró desde junio de 2001 hasta mayo de 2006, fuera el más largo en la historia de la República. Berlusconi dimitió tras las elecciones regionales de 2005, en las que su partido Forza Italia obtuvo una clara derrota y en medio de numerosos procesos judiciales.

A lo largo de la jornada de ayer, el vicepresidente del Gobierno y líder del Nuevo Centroderecha (NCD), Angelino Alfano, se reunió con Letta y le mostró su apoyo. Por su parte, Berlusconi, quien se mantuvo en todo momento al margen de esta crisis, reunió a los miembros de su partido en su sede general.

En cuanto al presidente de la República, Giorgio Napolitano, que no realizó ninguna aparición pública ni declaración, dejó claro el miércoles que no quiere ”ni oír hablar de elecciones anticipadas” y que ”la pelota” está ahora en ”el tejado del PD”.

Según informaron los medios italianos, el nuevo gobierno podría formarse el martes o el miércoles de la próxima semana.

Un joven y ambicioso alcalde

LEÉR MÁS  Una hermosa filipina es la nueva Miss Universo

Con la renuncia de Enrico Letta, se espera ahora que sea nombrado primer ministro Matteo Renzi, alcalde de Florencia y líder del Partido Demócrata, quien anunció que quiere lograr rápidas reformas que den un giro al país. El presidente Giorgio Napolitano debe intentar ahora consultas para solucionar la crisis, aunque podría designar a Renzi como nuevo primer ministro sin elecciones anticipadas.

El alcalde de Florencia, de 39 año, había aclarado previamente que no se trata de una ”batalla entre hermanos”, sino que Italia no puede seguir viviendo en la inseguridad y la inestabilidad. Agradeció al gobierno el ”notable trabajo” de los últimos meses, pero dijo que Italia estaba ahora en una encrucijada.

Renzi fue acusado en numerosas ocasiones de perseguir únicamente su ambición política. La izquierda italiana está acostumbrada a las rivalidades. Sus anteriores gobiernos de 1996 a 1998, así como de 2006 a 2008, se desintegraron por enfrentamientos internos, lo cual despejó el camino para un regreso del jefe de gobierno conservador Silvio Berlusconi.

Considerado un ”hacedor”, Renzi arriesga con su ataque frontal a Letta una división del partido y la acusación de haberse comportado en forma desleal con su compañero de filas. De acuerdo con las encuestas, la mayoría de los italianos está en contra de un traspaso simple de poder de Letta a Renzi sin elecciones anticipadas. También Renzi se pronunció a favor de este camino, al que ”atractivo y con charme”, pero sin una ley electoral modificada, teme que no haya una mayoría clara.

Si la jugada le sale bien, Renzi será el premier más joven en la historia de la República Italiana. Por otro lado, solamente dos primeros ministros alcanzaron el cargo sin tener un escaño en la Cámara o en el Senado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here