El gobernante a nivel nacional Partido de los Trabajadores (PT) y el recientemente creado Partido Social Demócrata (PSD, derechista), emergieron como los preferidos del electorado brasileño en la primera vuelta de las elecciones municipales que el domingo llevaron a las urnas a 138,5 millones de votantes. Según los datos oficiales divulgados ayer por el Tribunal Superior Electoral (TSE), el PT fue, entre los tres principales partidos del arco político, el que más creció en los comicios en los que se eligió a los alcaldes y concejales de 5568 ciudades.

El PT, el partido de la presidenta Dilma Rousseff y de su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, logró ampliar a 628 el número de municipios gobernados por sus militantes, frente a los 550 obtenidos en las elecciones de 2008.

La mayor formación de oposición, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), obtuvo triunfos en la primera vuelta en 688 municipios –60 más que el oficialismo nacional–, pero el resultado fue significativamente peor al alcanzado hace cuatro años, cuando se había alzado con el gobierno de 788 ciudades.

La disputa entre el PT y el PSDB recién se dirimirá el 28 de octubre, cuando 35 millones de votantes de 50 ciudades con más de 200 mil habitantes –entre ellas, 17 capitales estaduales– vuelvan a las urnas para elegir sus nuevos alcaldes (el ballottage está previsto sólo para los municipios con más de 200 mil electores cuando ninguno de los candidatos haya alcanzado la mitad más uno de los votos). De las 33 ciudades de ese rango que eligieron alcalde en la primera ronda, el PT fue vencedor en ocho, el PSDB en seis y el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, aliado del PT a nivel nacional), en tres. El PT pasó a segunda vuelta en 22, mientras que el PMDB y el PSDB disputarán 16 cada uno.

La gran batalla se librará en San Pablo –la ”joya de la corona” del poder político y económico del país–, donde el candidato del PT, el ex ministro de Educación Fernando Haddad, se medirá con el ex candidato presidencial y ex gobernador estadual José Serra, del PSDB. Ayer mismo comenzó la carrera de los candidatos para tejer las decisivas alianzas de ocasión.

Según los analistas, la gran sorpresa del domingo la dio el PSD, conformado por dirigentes autodefinidos como centristas, escindidos a mediados de año del derechista Demócratas (DEM), un partido corroído por la corrupción. Se quedó con el gobierno de 494 ciudades en las que vive el 9% de la población brasileña. También el Partido Socialista Brasileño (PSB) amplió su dominio al elegir los alcaldes de 435 ciudades (tenía 314), entre ellas Belo Horizonte, capital del rico estado de Minas Gerais, y Recife, cabecera de Pernambuco. En la primera revalidó el cargo, en la segunda se lo arrebató al PT.

Porcentualmente, el PT obtuvo el 14% más de alcaldías de las logradas en 2008. El PMDB tuvo una caída del 14% y el PSDB del 12 por ciento. En números absolutos, el PT aumentó de 16,5 millones de votos en 2008 a 17,2 millones el domingo. El PMDB, históricamente la mayor fuerza electoral en municipales, obtuvo 16,7 millones de votos contra 18,5 de 2008. Por su parte, el caudal electoral del PSDB mermó un 4,3% y quedó en 13,9 millones, mientras que el PSD, con 5,8 millones de votos, fue el cuarto partido más votado. «
dpa y Efe

El dato

Mensalão
La derecha suponía que los hechos de corrupción (el ”mensalão”) que implican al PT tendrían un efecto electoral devastador, pero el mayor número de votos y de alcaldías ganadas mostró que los brasileños fueron impermeables a la campaña mediática.

ganadores por tener más años

Los ganadores de la alcaldía de dos municipios fueron decididos por una razón de edad, en virtud de una original disposición electoral que establece que al registrarse empate en el número de votos entre los dos primeros ubicados, se declara ganador al mayor de ellos. Según el Tribunal Superior Electoral (TSE), uno de los casos se dio en Bananal, municipio del estado de San Pablo, donde Miriam Bruno, del Partido Verde, y Jorge ”Peleco” da Silva Rodrigues Filho, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, aliado a nivel nacional del Partido de los Trabajadores), empataron con 1849 votos cada uno, equivalentes al 28,54% del total de habilitados. Tomando en cuenta que la edad es el criterio de desempate, Bruno, de 62 años, fue declarada ganadora por el TSE, relegando a su rival, que sólo tiene 48.
El otro caso ocurrió en Balsa Nova, municipio del estado de Paraná, donde Luiz Claudio Costa (59 años), del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), y Marco Zaneti (de 41), del Partido Democrático Laborista (PDT), igualaron con 3869 sufragios, que corresponden al 46,26% de la votación.
No fueron esas las únicas ”originalidades” de la elección. En otros cinco municipios: dos de Pernambuco, y en Goiás, San Pablo y Paraíba las alcaldías se definieron por un solo voto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here