La mandataria hizo estas declaraciones tras su primera reunión con el homólogo estadounidense Barack Obama que tuvo lugar la víspera en Washington. El encuentro se celebró en medio de un descenso de las tensiones que se produce en la península coreana después de varias semanas de declaraciones belicosas por parte de Pyongyang.

”El presidente y yo destacamos la importancia de reforzar la disuasión contra las amenazas nucleares y convencionales del Norte”, expresó Park, al tiempo de señalar que el país comunista ”no podrá sobrevivir si se aferra solo al desarrollo de armas nucleares en detrimento de la felicidad de su pueblo”. ”Compaginar el aumento del arsenal nuclear con el desarrollo económico jamás puede tener éxito”, advirtió.

LEÉR MÁS  Cómo obtener las entradas para las misas del Papa en Chile

En este sentido, la líder surcoreana instó al Gobierno del Norte a tomar la decisión correcta que incluya la puesta en marcha en la península del ”proceso de confianza” propuesto por Park.

A su vez, el presidente Obama afirmó que Washington y Seúl están ”tan unidos como siempre”, mientras que el régimen norcoreano se encuentra ”más aislado que nunca”.
”Si Pyongyang creyó que con sus recientes amenazas podría abrir una brecha entre Corea del Sur y EEUU o ganar, de alguna manera, el respeto internacional, lo de hoy es una prueba de que Corea del Norte vuelve a fracasar”, recalcó.

LEÉR MÁS  Se suicidó un legislador acusado de abuso sexual en EEUU

Según Obama, EEUU espera que el país comunista elija el camino pacífico de la desnuclearización y el regreso a la comunidad internacional en aras de la seguridad y la prosperidad del pueblo norcoreano.

Varias horas antes de la reunión entre los líderes de EEUU y Corea del Sur, fuentes de la Administración estadounidense declararon a la prensa que Pyongyang habría retirado sus misiles de la plataforma de lanzamiento en la costa oriental a la que los proyectiles fueron trasladados a principios de abril.

LEÉR MÁS  Develan quién es comprador de la pintura más cara del mundo

La tensión en la península de Corea se disparó después de que, en respuesta a ejercicios militares de Washington y Seúl, Pyongyang renunciara a los acuerdos de no agresión y desarme nuclear, anulara el armisticio de 1953 y se declarara en estado de guerra. El régimen comunista anunció además que volverá a activar su reactor de Yongbyon parado desde 2007 como parte de un acuerdo sobre el desarme nuclear, y amenazó a EEUU y Corea del Sur con un ataque nuclear.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here