El presidente filipino advierte que la situación no será diferente a la impuesta por el dictador Ferdinand Marcos en 1970.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, advirtió el miércoles que combatirá “severamente” a los milicianos terroristas en su país, tal como informa ‘Reuters’. Esta advertencia llega apenas un día después de haber declarado la ley marcial en la isla de Mindanao, región en la que se produjo este martes un enfrentamiento entre insurgentes vinculados al Estado Islámico y las fuerzas militares del gobierno filipino en la localidad de Marawi. En el incidente dos soldados y un policía murieron, y otras 12 personas resultaron heridas. Los combatientes del EI (pertenecientes al llamado grupo Maute) asaltaron edificios y prendieron fuego a una escuela, a una iglesia y a un centro penitenciario.

LEÉR MÁS  Italia busca aprobar la Ley de Eutanasia

Duterte es nativo de Mindanao, precisamente, y ha amenazado durante mucho tiempo con aplicar la ley marcial para destruir a los grupos terroristas que tratan de ganar terreno en el país. Una vez ha declarado finalmente el gobierno militar en la región de Mindanao, ha explicado que la situación en la zona será similar a la vivida en 1970 cuando el dictador Ferdinand Marcos declaró la ley marcial. Cabe destacar que ese periodo es aún recordado por muchos filipinos como uno de los capítulos más oscuros de su historia reciente.

LEÉR MÁS  Afganistán: un ataque en Kabul deja al menos 7 muertos

“A mis compatriotas que han experimentado la ley marcial: esto no será diferente a lo que hizo el presidente Marcos. Seré duro”, dijo Duterte a bordo de un vuelo de regreso a Manila, en un video enviado por su personal, según informa también la agencia Reuters.”Si nos lleva un año hacer esto, lo haremos; si basta con un mes, entonces estaré feliz. Compatriotas, no os asustéis demasiado. Me encargaré del problema en cuanto llegue”–añadió.

Reuters también señala que las medidas anunciadas por Duterte ya ha recibido las primeras críticas. Incluso los economistas han reprendido a Duterte por lo que consideraban una reacción exagerada al declarar la ley marcial en una isla del tamaño de Corea del Sur después de un incidente en una única ciudad. Algunos activistas, por su parte, han expresado su preocupación por la posibilidad de que se cometan abusos contra los derechos humanos.

LEÉR MÁS  Francisco pidió “igualdad” en el acceso a la salud

La ley marcial se establece con un plazo provisional de 60 días, de acuerdo con las declaraciones del portavoz del gobierno Ernesto Abella. Según la constitución nacional, Duterte tiene hasta el jueves por la noche para explicar su decisión al congreso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here