El portal zerohedge.com
nos ofrece un listado de acontecimientos que han impactado de manera
negativa en nuestra vida durante el año en curso —sin importar en el
país en el que vivamos— y que nos afectarán en 2016.

1. Los cambios geopolíticos

El
mundo cada vez es más inestable: desde el prolongado conflicto en el
sudeste de Ucrania hasta las disputas territoriales entre Japón y China,
pasando por la sangrienta guerra en Siria, la crisis de refugiados en
Europa, el aumento de los conflictos religiosos en todo el mundo y el
fortalecimiento del macabro Estado Islámico.

Las
guerras tradicionales, en las que dos Ejércitos luchaban en el campo de
batalla, son cosa del pasado; en el futuro, los conflictos tendrán
lugar cerca de nuestras casas. Por lo tanto, los autores advierten que
es necesario estar preparados para afrontar una época de mayor
inestabilidad, en relación con la política y con más problemas de
seguridad.

2. Auge del totalitarismo

El auge inesperado
del Estado Islámico y de sus afiliados es una noticia inquietante que
produce una mezcla heterogénea de sentimientos, que van desde el miedo
hasta la ira, pasando por la tristeza. ”En última instancia, todos ellos
conllevan el mismo resultado: los Estados ejercen más control sobre sus
ciudadanos y las libertades individuales menguan”, sugiere el artículo.

LEÉR MÁS  “Voy a matarlos a todos”, la reacción de una pasajera tras no poder fumar en un avión

Un
ejemplo de ello es que los países occidentales están limitando el uso
de efectivo, con el pretexto de combatir el terrorismo y las actividades
ilícitas. ”Si miramos hacia el futuro, parece que esta tendencia
empeorará y nos dirigimos hacia un Estado policial ‘orwelliano’, en el
que nadie tendrá derecho a la privacidad financiera”.

3. El ‘rescate’ de Grecia

A
principios de este año, una de las cuestiones más apremiantes era la
posible salida de Grecia de la zona euro, el llamado ‘grexit’. En ese
momento, parecía muy real que ese país pudiera salir de la zona euro,
aunque al final lo ‘salvaron’. Una vez más, ”la idiotez política
prevaleció sobre la racionalidad económica”, asegura Zerohedge, que
estima que ese paso retrasó el ”inevitable fracaso del sistema
financiero griego”.

Para este portal, resulta más sorprendente que
Grecia, que representa alrededor del 0,38 % del PIB mundial, recibiera
otro paquete de rescate enorme a cambio de aplicar controles de capital,
restringir la retirada de efectivo o cerrar el mercado de valores,
entre otras medidas estrictas. Es decir, una violación de la propiedad
privada sin precedentes en un país occidental moderno.

LEÉR MÁS  Volkswagen inaugura su concesionario oficial de buses y camiones en Mendoza

4. Aumento de la tasa de interés de la Reserva Federal

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) ha subido las tasas de interés
por primera vez desde 2008. En los últimos siete años, estaban entre el
0 % y el 0,25 %. Por lo tanto, este organismo se ha convertido en la
primera [y principal] gran entidad bancaria central que elevó las tasas
de interés.

Con esta ligera subida, la FED trata de demostrar al
mundo que su política durante la crisis financiera fue adecuada y tuvo
un efecto positivo. Sin embargo, la economía de EE.UU. no está tan bien
como pudiera parecer.

5. El aumento mundial de impagos de deuda

En
2015 fuimos testigo de la mayor cantidad de impagos de deuda
corporativos después de la crisis financiera. Muchas empresas, sobre
todo del sector de la energía y las materias primas, incurrieron en esa
situación fruto de su endeudamiento excesivo, debido a que fueron
engañadas por las tasas de interés cercanas a cero.

Cuando el
barril de petróleo costaba más de 100 dólares, resultaba una inversión
muy interesante, pero ahora los precios han caído más de un 50 %,  con
lo cual muchas compañías de este sector han dejado de pagar sus deudas.

LEÉR MÁS  Trump piensa volver a enviar astronautas a la Luna y después a Marte

En 2016, los autores predicen que se producirá una oleada masiva de impagos.

6. La caída del precio del petróleo

El precio del petróleo cayó
a su nivel más bajo en casi 11 años, hasta alrededor de 35 dólares por
barril. El portal argumenta que se trata de una clara señal de que la
economía no se encuentra en un momento tan bueno como indican los medios
de comunicación.

Además, el colapso de muchas empresas que
trabajan en la industria podría generar una crisis de tal intensidad que
podría hacer que lo vivido en 2008 fuera algo insignificante.

¿Qué se puede hacer?

A
pesar de que todo el mundo desea tener seguridad y estabilidad, el
pronóstico para el futuro es bastante sombrío: las tensiones
geopolíticas no cesan de aumentar, cada vez hay menos seguridad y las
grandes compañías aumentan sus deudas a diario.

Como en estos
momentos es imposible predecir el futuro, incluso a corto plazo, los
autores señalan que una de las inversiones menos arriesgadas sería
adquirir oro y plata, siempre y cuando pueda tener acceder a esos
materiales con total libertad y en cualquier momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here