Los cancilleres ruso y francés, Serguei Lavrov y Laurent Fabius, se reunieron hoy en Moscú y, más tarde, en una conferencia de prensa conjunta cruzaron acusaciones sobre la autoría de un ataque químico lanzado en las afueras de Damasco en agosto pasado.

”Tenemos razones muy serias para creer que fue una provocación”, adelantó el anfitrión del encuentro antes de acusar directamente a la oposición armada siria y pedir que ”los sucesos del 21 de agosto sean investigados de manera imparcial, objetiva y profesional”, informó la agencia de noticias EFE.

Algunos países como Alemania y Argentina ya propusieron que el Consejo de Seguridad mandate a la Corte Penal Internacional a investigar y determinar quién fue responsable de ordenar el ataque que dejó 1.400 civiles muertos, según confirmó la ONU.

Pero el canciller francés no dejó lugar a la duda ni a una futura investigación. ”Consideramos que el informe demuestra la responsabilidad del régimen de Bashar Al Assad en el ataque químico del pasado 21 de agosto”, sentenció Fabius, un referente del socialismo francés.

”Si miran la cantidad de gas sarín utilizado así como otros aspectos, parece que no hay dudas sobre que el régimen está detrás”, agregó.

A su lado, Lavrov rechazó los argumentos de su par francés, que fueron replicados en las últimas horas por Washington y Londres, y advirtió que ”establecer la verdad será un test para la futura labor del Consejo de Seguridad de la ONU”.

LEÉR MÁS  Se suicidó un legislador acusado de abuso sexual en EEUU

Precisamente hoy el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, volvió a pedir al Consejo de Seguridad que asuma su responsabilidad y adopte una acción ”firme” para responder a la crisis siria a través de una resolución ”vinculante”.

”Haré un fuerte llamamiento a la acción (en Siria) a los líderes mundiales durante la Asamblea General de la ONU” de la próxima semana, adelantó el secretario general del organismo ante la prensa.

Ban incluso tomó posición en la pulseada que se está jugando dentro del Consejo de Seguridad entre las potencias occidentales, por un lado, y Rusia, por otro.

Opinó que la estrategia ”más efectiva” sería que el Consejo invoque el Capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas, la única figura que permite autorizar el uso legal de la fuerza militar.

Poco se sabe sobre las agitadas negociaciones que tienen lugar por estas horas en la sede neoyorquina de la ONU, pero el vocero de la delegación norteamericana, Eric Pelton, anunció hoy una primera reunión a puerta cerrada de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

LEÉR MÁS  Develan quién es comprador de la pintura más cara del mundo

Según Pelton, Estados Unidos, Francia y Reino Unido, los tres aliados declarados de la oposición armada siria y las tres potencias que acusan al gobierno de Al Assad de haber lanzado el ataque químico de agosto, redactaron un borrador y lo presentaron a debate.

Tanto las tres potencias occidentales como Rusia, aliado férreo de Damasco, intentan convertir en una resolución del Consejo de Seguridad el acuerdo que Estados Unidos y Rusia alcanzaron el sábado en Ginebra, que establece un cronograma para que el gobierno sirio destruya todo su arsenal químico.

La iniciativa diplomática, ya aceptada por Siria, fue promovida por el gobierno ruso como alternativa a los planes militares que el gobierno y el Congreso estadounidense debatieron frenéticamente en las últimas semanas en Washington.

El punto más conflictivo, aún luego de haber llegado a un acuerdo de base en Ginebra, es la inclusión o no de posibles sanciones militares, que serían ejecutadas si el gobierno sirio no cumple con los plazos y los objetivos del desarme.

Mientras Estados Unidos, Francia y Reino Unido piden mantener ”la opción militar sobre la mesa”, como lo explicó el secretario de Estado John Kerry ayer desde París, Rusia rechaza autorizar en la ONU una eventual intervención militar en Siria.

LEÉR MÁS  Cómo obtener las entradas para las misas del Papa en Chile

En todo caso, no se prevé un acuerdo todavía en la ONU, ya que los miembros del Consejo de Seguridad esperarán a que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, el órgano creado por la convención internacional, verifique y diseñe los planes para la destrucción del arsenal químico sirio, algo que empezará a discutir recién a finales de esta semana.

En medio de esta espera y de las frenéticas negociaciones en Nueva York, el gobierno sirio acusó hoy a las potencias occidentales de estar prolongando las discusiones en la ONU y la tensión sobre Damasco.

La Cancillería siria volvió a recordar a través de un comunicado que la Casa Blanca apoya con armas, dinero y entrenadores a las milicias opositoras que combaten en Siria, entre las cuales se destaca el Frente Al Nusra, una organización islamista cercana a Al Qaeda, informó la agencia de noticias oficial Sana.

Al mismo tiempo, el propio presidente francés, Francois Hollande, anunció desde París un mayor apoyo financiero y humanitario a la Coalición Nacional Siria, el principal grupo opositor en el exilio, durante un encuentro con el ministro de Exteriores de Qatar, Jaled al Attiyah, otro férreo aliado de los insurgentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here