Rusia metió sus narices en el proceso de Corea

El ministro de Exteriores Lavrov anunció que Moscú promoverá el levantamiento de las sanciones tan pronto como se llegue a un acuerdo con EEUU.

Rusia ha irrumpido en el proceso de desnuclearización norcoreano recordando su apuesta por una solución progresiva, que implique concesiones de ambas partes e incluya el levantamiento de las sanciones impuestas a Pyongyang por el Consejo de Seguridad.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, se ha desplazado hoy a Pyongyang para devolver la visita a su homólogo Ri Yohg-ho, quien viajó a Moscú el mes pasado, y recordar el papel imprescindible del Kremlin en los avances políticos en la península coreana. Moscú comparte una pequeña porción de frontera con Pyongyang y mantiene estrechos lazos políticos, que garantizan al Gobierno ruso una voz privilegiada en el proceso.

En Pyongyang, Lavrov fue explícito a la hora de apoyar las negociaciones emprendidas por Kim Jong-un con Corea del Sur y Estados Unidos y de hacer lo posible por mantener los canales de comunicación abiertos. “Apoyamos todos los contactos que se están desarrollando entre el Norte y Sur y con Estados Unidos”, afirmó tras su encuentro con Ri, citado por la agencia Tass. Sin embargo, recordó que “es imposible en un solo movimiento garantizar la desnuclearización, para la que debe haber diferentes fases, y cada fase debe ir acompañada cada una de tráfico en sentido contrario”. Rusia, al igual que China, siempre han apostado por un proceso de desnuclearización progresivo con concesiones de ambas partes, y no unilaterales, algo sobre lo que incidió el ministro en su visita de este jueves. “Respecto a las sanciones, está claro que no se puede comenzar una discusión sobre la resolución del problema nuclear de forma seria sin que las sanciones sean levantadas. Pero cómo llegar a ese punto, eso es el arte de la negociación. No se puede hacer con una sola maniobra. La desnuclearización debe ser realizada paso a paso”.

LEÉR MÁS  Macron convocó a un diálogo con sindicatos y empresarios

El último paquete de sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU en septiembre de 2017, en respuesta al sexto ensayo nuclear, afectó duramente al país asiático al recortar aún más sus escasas vías para recabar divisas, prohibiendo por ejemplo la exportación de textiles. En paquetes anteriores de sanciones, se había prohibido el comercio de minerales como carbón, hierro, plomo y también la venta de marisco.

Según Lavrov, Moscú no pretende intervenir en las negociaciones activas entre EEUU y Corea del Norte para derivar en una normalización de las relaciones, si bien “tan pronto como los acuerdos sean desvelados para el escrutinio de la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad podría necesitar aprobar ciertas iniciativas, y nosotros estamos listos para respaldar acuerdos concretos que vayan en el interés de las partes concernidas, incluidos los norcoreanos”.

La intervención de Lavrov, que incidió en la “fragilidad” del proceso actual, se hizo de forma aparentemente coordinada con Washington: en su página web, el Ministerio de Exteriores ruso informó de la conversación telefónica mantenida el miércoles entre Lavrov y su homólogo estadounidense Mike Pompeo, que a estas horas se entrevista con el enviado del régimen norcoreano, Kim Yong-chol, en Nueva York.

Aunque no se ha desvelado la agenda de Lavrov se especula con la posibilidad de que pueda proponer una cumbre entre el líder norcoreano y el presidente ruso Vladimir Putin, una posibilidad que ya se había filtrado hace meses, tras el primer viaje de Kim a Pekín para encontrarse con Xi Jinping e incorporar así a China al proceso diplomático.

LEÉR MÁS  Azafatas de Hong Kong contraatacan ante acoso sexual en vuelos

Lavrov también apoyó sin fisuras la normalización de relaciones entre las dos coreas, un asunto en el que Rusia también podría ver ampliado su papel: según la agencia Yonhap, los viceministros de Exteriores de Seúl y Moscú mantendrán un encuentro este viernes en la capital surcoreana para estudiar los recientes acontecimientos en la península. “Ambas partes mantendrán conversaciones sobre el desarrollo de relaciones bilaterales, la situación en la península y el reforzamiento de las estrategias bilaterales de comunicación”, informó el portavoz surcoreano Noh Kyu-duk.

El optimismo ha resucitado en la península tras el revés que implicó la cancelación de la cumbre de Singapur por decisión de Trump, una anulación que no parece ser efectiva. La Casa Azul -Presidencia- surcoreana se muestra confiada en que la reunión entre Trump y Kim se produzca y arroje resultados definitivos. “Las diferencias entre las posiciones norcoreana y norteamericana siguen siendo significativas, y no será fácil corregir el margen, pero no es imposible”, apuntó el ministro de Unificación surcoreano, Cho Myoung-gyon. “Creo que ahora hay muchas posibilidades de hallar un terreno común”, añadió.

En ese sentido, la misión estadounidense enviada a Corea del Sur para negociar, en la línea desmilitarizada, con Corea del Norte, ha anunciado hoy que extiende su estancia “al menos un día más”. Se cree que ambas misiones están discutiendo en contenido del borrador de acuerdo que podría ser aceptable por ambos presidentes en Singapur, el próximo día 12.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here