Su anuncio, confirmado en un escueto comunicado, llega al día siguiente de una histórica derrota del Partido Socialista (PS) en las elecciones municipales francesas y tras reunirse durante dos horas con Hollande, que prepara un inminente cambio de Gobierno.

El favorito para ser su sustituto al frente del nuevo Ejecutivo es el actual ministro del Interior, Manuel Valls, y se espera que Hollande haga oficial su nombramiento esta misma noche, durante una alocución televisada a las 20.

Tras confirmarse el domingo la amplia derrota del PS en los comicios locales, Ayrault, de 64 años, dijo en una aparición en televisión que el resultado responde a una responsabilidad colectiva, pero que asumía ”toda” su culpa.

LEÉR MÁS  Gran Bretaña acusa a Alemania y Francia de frenar las negociaciones con la UE

El todavía primer ministro, que llegó al puesto en mayo de 2012 tras la victoria de Hollande en las elecciones presidenciales frente a Nicolas Sarkozy, ha visto su popularidad caer desde entonces, casi tanto como la del propio presidente.

Un reciente sondeo publicado por el instituto BVA para la revista ”L’Express” muestra que Ayrault cuenta con una aceptación del 25 por ciento entre los franceses, un punto menos que en febrero.

LEÉR MÁS  Italia busca aprobar la Ley de Eutanasia

Valls, de 51 años, es uno de los políticos más populares de Francia, con 53 por ciento de aprobación.

Sin embargo, el titular de Interior, situado políticamente en el ala más a la derecha del PS, no agrada a Los Verdes, que participan en la coalición de Gobierno y no descartan salir de ella en caso de que Valls asuma el control del Ejecutivo, según hizo saber la semana pasada la ecologista y ministra de Vivienda, Cécile Duflot.

Los comicios municipales, celebrados a dos vueltas el domingo y el anterior domingo, estuvieron marcados por una abstención récord de cerca del 36,3 por ciento.

LEÉR MÁS  Venezuela: Maduro y la oposición se abren al dialogo

Arrojaron un balance muy negativo para la izquierda, pero muy favorable para la centro-derecha, que recuperó el terreno perdido en 2008, y un buen resultado para el ultraderechista Frente Nacional (FN).

La centroderecha, según datos del Ministerio del Interior todavía provisionales, consiguió el 45,1 por ciento de los votos, la izquierda el 40,5, la extrema derecha el 6,85 y la extrema izquierda el 0,06.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here