Recalculan la fecha del ”Juicio Final”

El ”Argumento del Día del Juicio Final” trata de predecir cuándo se producirá la extinción de la especie humana a partir de un cálculo de probabilidades en el que se relacionan el número de humanos que ha habitado la Tierra a lo largo de su historia y el número total de individuos que existen en la actualidad. El primero en expresar el argumento en los términos expuestos fue el astrofísico Brandon Carter en 1983, por lo que en ocasiones se ha denominado también ”catástrofe de Carter”.

Los antropólogos señalan que unos 70.000 millones de humanos han vivido en la Tierra hasta la fecha. Si se asume que no estamos en ningún momento especial en la historia humana, los argumentos probabilísticos simples sugieren que hay una probabilidad del 95 por ciento de que los humanos actuales formen parte del 95 por ciento de las personas que vivirán jamás.

LEÉR MÁS  Bolsonaro prometió privatizar “gran parte” de las empresas de Brasil

Y esto significa que hay una probabilidad del 95 por ciento de que el número total de los seres humanos que existirá nunca sea menor que 20 por 70.000 millones, es decir, o 1,4 billones de personas.

Así, si se supone que la población mundial se estabiliza en 10.000 millones y la esperanza de vida es de 80 años, los seres humanos restantes deberían nacer en los próximos 10.000 años. Pero el nuevo estudio, liderado por Austin Gerig, se ha centrado en investigar el escenario en el que muchas civilizaciones han evolucionado en el universo, no solo en la Tierra, lo que supondría una ”variante universal” del argumento de Carter.

LEÉR MÁS  Arqueólogos encontraron un naufragio en Portugal que sería el "descubrimiento de la década"

El nuevo trabajo de Gerig tiene en cuenta la probabilidad de sobrevivir a amenazas como guerras nucleares, impactos de asteroides, cambios climáticos y pandemias globales. Según esto, la probabilidad de sobrevivir a largo plazo (más de esos 10.000 años) podría oscilar entre el 1 y el 10%. Algo diferente a lo que preveía tradicionalmente Carter, donde esta posibilidad era igual a cero.

”Hay motivos para ser algo más optimistas”, asegura Gerig, que también considera que sería positivo seguir adelante con la exploración espacial y buscar planetas que colonizar para que ”si algún día el nuestro se vuelve inhabitable, tengamos otros sitios donde vivir”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here