En una acción coordinada por la policía, ayer unos 2.700 visitantes fueron trasladados en botes desde la Isla de la Libertad al continente, mientras en las redes sociales se viralizaron fotos de los turistas que planeaban visitar el mítico monumento y debieron abandonar la zona.

Una unidad especializada en explosivos, con perros entrenados para detectar bombas, se puso al frente del operativo, en el que sin embargo, no fue hallado ningún artefacto explosivo en el lugar.

LEÉR MÁS  Conocé al “asesino de Twitter”

”Haremos saltar por los aires la Estatua”, advirtió por teléfono una voz desconocida que encendió la alarma y puso en funcionamiento todo el dispositivo de emergencia.

Uno de los efectivos indicó a la cadena CNN, que antes de recibir la amenaza telefónica, habían encontrado un paquete sospechoso en un casillero.

Después de una intensa búsqueda, hacia las 14.30 de ayer (15.30 de Argentina) se descartó la presencia de un explosivo, aunque las visitas quedaron canceladas por el resto del día, informó la agencia EFE.

LEÉR MÁS  Corea del Norte le respondió a Estados Unidos

Según dijeron a la cadena NBC algunos de los turistas que estaban en el lugar en el momento del incidente, no fueron informados de los motivos por los cuales estaban siendo desalojados de la isla en la que se encuentra la estatua.

La emblemática Estatua de la Libertad, ubicada en Liberty Island, en la desembocadura del río Hudson, es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad de Nueva York, y sólo el año pasado recibió la visita de 4,2 millones de turistas.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here