Quién es la mujer que hace peligrar la reelección de Dilma

Marina Silva nació el 8 de febrero de 1958 en la ciudad de Rio Branco, capital del estado de Acre y, durante su infancia, trabajó en el campo junto con sus hermanas. En 1985 se afilió al Partido Revolucionario Comunista y tres años después ingresó como concejal en el municipio de Rio Branco.

Silva es reconocida, a su vez, por haber sido compañera de lucha de Chico Mendes, con quien fundó la filial de la CUT en Acre en 1985. Tras su breve paso por el PCR, Silva se incorporó como miembro del Partido de los Trabajadores (PT).

Ya como concejal de Acre, causó una controversia, devolviendo beneficios financieros que los demás concejales recibieron, lo que le valió un reconocimiento popular creciente. En 1990, fue elegida diputada estatal.

En 2003, el presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva la nombró Ministra del Medio Ambiente, cargo al que renunció en 2008 para, en agosto de 2009, abandonar el Partido de los Trabajadores (PT) e ingresar en el Partido Verde (PV), por el cual participó de las elecciones presidenciales en 2010. Aunque no llegó a la segunda vuelta electoral, Marina Silva logró el 19,3% de los votos, superior al estimado por las encuestas de intención de voto, que preveían que la ambientalista llegaría solamente a alrededor del 14% de los votos.
El giro repentino vino con la muerte del candidato Eduardo Campos que precipitó un rápido ascenso de la figura de Silva, observada como una candidata popular y por fuera del arco político tradicional.

LEÉR MÁS  La OEA "no descarta" una posible intervención militar en Venezuela

Tras esa experiencia, Silva se abocó a construir su propio partido –Red Sustentabilidad- pero no alcanzó a tiempo para obtener la personería, por lo que se vio obligada a realizar un acuerdo con el PS de Brasil e ir como candidata a la vicepresidencia.

El giro repentino vino con la muerte del candidato Eduardo Campos que precipitó un rápido ascenso de la figura de Silva, observada como una candidata popular y por fuera del arco político tradicional.

Sin embargo, durante los últimos días, las posturas ambiguas de Silva respecto de temas delicados –producto de su fe evangélica- han desatado una ola de críticas. En primer lugar, se ubica el matrimonio igualitario que, en un primer momento, estuvo en la plataforma electoral y luego fue retirado. Del mismo modo, en el programa de campaña, Silva planteaba impulsar la energía nuclear. Luego, se adjudicó esta propuesta a “un error en la redacción”.

LEÉR MÁS  Encuentran 12 cadáveres de bebés en cajas de cartón en un hospital

A pesar de estos traspiés, la figura de Silva crece a paso firme en las encuestas y todos los sondeos indican que derrotaría a Dilma en una segunda vuelta. ¿Será quien destrone al PT que hace 3 mandatos detenta el Poder Ejecutivo del país?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here