Antes del discurso de Putin en Crimea la prensa especuló sobre su contenido. Algunos medios escribieron que el líder ruso haría importantes declaraciones (de carácter pacífico y no tanto).

Sin embargo, no hubo sobresaltos. Putin se limitó a reafirmar el compromiso de las autoridades centrales con el desarrollo de Crimea y también habló de la situación en torno a Ucrania y las sanciones a Moscú a raíz de su postura sobre los acontecimientos en el país vecino.

“Hay mucho que hacer en Crimea. Se ha acumulado un montón de problemas que no se solucionaban durante decenios. A veces da la impresión de que a Crimea la trataban como a un primo lejano. Las anteriores autoridades sacaban dinero de ella y nada o casi nada daban a cambio”, dijo Putin al tiempo de prometer a reconstruir las infraestructuras de la península.

Por otra parte, el líder ruso se comprometió a hacer lo posible para contribuir al fin del conflicto en el sureste ucraniano.

Putin también subrayó la necesidad de pensar ahora en lo que necesita la propia Rusia.

“Debemos centrarnos en el bienestar de Rusia, con tranquilidad, dignidad y eficacia, sin aislarnos del mundo exterior, sin romper con los socios, pero no permitiendo que nos falten al respeto”, señaló.

Agregó que el país debe aprovechar más sus recursos y para eso precisa de la “movilización y la consolidación” de la sociedad.

Según Vedomosti, el discurso de Putin en Crimea evidencia que Rusia, a pesar de estar dispuesta para el diálogo, no hará concesiones a Occidente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here