En su primera entrevista concedida a un medio occidental desde el comienzo de la guerra civil en Ucrania, Yanukóvich apuntó que sus opositores no debieron haber perpetrado un golpe de Estado e implicado a la ultraderecha.

”Ya advertí que no se limitarían al Maidán [plaza principal del centro de Kiev] sino que irían más allá. Sí, han ido más allá. Han allanado el país e involucrado a todo el mundo en el conflicto”, dijo el expresidente a la BBC.

Según Yanukóvich, el este de Ucrania debe ser parte del país y es necesario que Estados Unidos y la Unión Europa presionen a Kiev para que acepte un diálogo directo con las milicias en esta región envuelta en una guerra civil.

No excluye su responsabilidad por el derramamiento de sangre en Kiev en febrero del 2014, aunque señaló que nunca ordenó el uso de armas de fuego contra los manifestantes.

”Me oponía a cualquier uso de fuerza, y ya ni hablemos de armas de fuego”, dijo.

Reconoció que el presidente ruso, Vladímir Putin, le había salvado la vida al ordenar a los servicios secretos su traslado a Rusia.

El político, refugiado en Rusia, espera regresar algún día a Ucrania pero cree que su vida sigue estando en peligro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here